“Música, máquina del tiempo”

René Platiní Godínez Castro dirige la Orquesta Coros de México de “Jóvenes haciendo música”

Cree que el mundo tiene mucho qué aprender de los coros, de cómo hay un acuerdo para cantar (LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL)
Cultura 05/10/2015 00:19 Juan Arvizu Arrioja Actualizada 04:19
Guardando favorito...

[email protected].com.mx

Una batuta puede ser una poderosa herramienta de desarrollo espiritual, mental, cultural de México, dice el músico René Platiní Godínez Castro, y asegura que música y canto estimulan los sentimientos de tolerancia.

En el Conservatorio Nacional de Música, su Alma Máter, que prepara los festejos de 150 años de vida institucional, René Platiní Godínez Castro asegura que es un privilegio haberse formado en este oasis a la vera del Periférico de la ciudad de México, absorbido por la música.

“Tenemos que ser una potencia cultural”, y para ello contamos con la riqueza de siglos que nos preceden. La música, desde tiempos prehispánicos hasta el presente, tiene el poder de proyectarnos al futuro, considera Godínez Castro, director de la Orquesta Coros de México y del proyecto del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes “Jóvenes haciendo música; Juventud en armonía”.

—¿La música qué le puede dar a los mexicanos?

—Les daría principalmente el sosiego capaz de entender que podemos mejorar nuestro mundo, de quitarle lo caótico para volverlo armonioso. Nos haría mejores seres humanos, aun cuando no estuviéramos de acuerdo con el vecino; los sentimientos de tolerancia estarían prevaleciendo sobre los de intolerancia.

Godínez Castro cree que debería existir un departamento de Cultura en cada una de las secretarías, dependencias de gobierno, incluso en la iniciativa privada, especializado en cómo mejorar situaciones de la sociedad con especialistas en cultura y arte: “Gente sensible que se encargara del estudio de las problemáticas más grandes. Por ejemplo, en tránsito, vialidad, infraestructura urbana; también en el campo, en la agricultura, en todo. Con la visión de los artistas se pueden hacer mejor las cosas”.

—¿ Ve a México como una potencia cultural?

—La palabra México significa el ombligo del mundo. Si hacemos un poco de caso a esto y nos la creemos nosotros primero, sin altanerías, sin falsas creencias y lo llevamos a cabo, tenemos mucho qué decirle al mundo. Aplicarlo a nosotros y mostrarlo al mundo para formar estos líderes de los que el mundo está ávido.

El artista está convencido de la importancia de la música coral en el país: “Significa que estoy bregando la tierra para aportarle a mi Nación lo que humildemente pueda hacer como músico. Para mí los coros significan cómo todos nos podemos poner de acuerdo para lograr un propósito. A todo mundo le gusta ver cuando la gente canta a coro y cómo es posible ponerse de acuerdo.

En las instalaciones del Conservatorio Nacional de Música, obra del arquitecto Mario Pani, Godínez Castro se refiere a los festejos de la institución que está próxima a celebrar el 150 aniversario de su historia.

“Las autoridades de este pilar de la cultura, dirigidas por el maestro David Rodríguez y el maestro Nahúm Aquino, subdirector académico, están organizando a todos los que queremos participar en las actividades que empiezan el 14 de enero y terminan el 30 de julio de 2016. Con este motivo, maestros y alumnos tienen que decirle a nuestro país, como gente pensante, que siguen los pasos de los grandes compositores del mundo desde este conservatorio mexicano. En su aniversario tiene que tocar una nota especial en el concierto de lo que significa México.

—Una celebración memorable?

—Imagino que todos los que lleguemos a participar en estos festejos vamos a poner lo mejor de nosotros para demostrarle a México y al mundo lo que de este conservatorio nace.

—Es el Conservatorio un oasis en la urbe y las situaciones cotidianas?

—Así es, en esta urbe, en nuestra bella ciudad de México, pero sí, un tanto caótica con ambulancias, patrullas, es parte del mundo moderno, pero nosotros estamos aquí como un solaz, como un paraíso, en este caso, musical.

Ya los griegos habían descubierto que la gimnasia y la música eran las dos principales herramientas para que un pueblo fuera grande y democrático, inclusive, y la música coral es el ejemplo más vivido de que esto es posible.

De ahí (de música y gimnasia) se derivan todas las demás materias. Necesitamos desarrollar estas materias con la música como reinante y con visión a futuro porque está fincada en pasados milenarios.

La música es una verdadera máquina del tiempo: podemos entender
cómo pensaban en el pasado y proyectarnos hacia el futuro, teniendo
un presente consolidado en bases
antiquísimas. Música que une razas, que es un lenguaje universal, en fin, que nos desarrolla mental, espiritual, físicamente es una herramienta poderosísima todavía no bien explotada del todo.

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios