La droga literaria de la misteriosa Elena Ferrante

No hay fotos de la autora, acaso se sabe que nació en Nápoles, pero su obra, que circula en México, atrapó a Rushdie y a Franzen

Cultura 12/07/2016 00:21 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 19:37
Guardando favorito...

[email protected]

Una historia aparentemente sencilla, la de una amistad entre dos mujeres desde que tienen seis años y hasta que alcanzan los 60 años de edad, que tiene como una Nápoles pequeña que se reconstruye tras la Segunda Guerra Mundial, ha seducido a propios y ajenos. Esa historia contada en cuatro novelas y firmada por una tal Elena Ferrante ha comenzado a publicarse en México precedida por un historial de éxitos asombroso.

En Europa y Estados Unidos se incrementan los “Ferrante-adictos” que ya superan el millón. Gente común pero también intelectuales de peso como Salman Rushdie, Jonathan Franzen, Herman Koch, Ken Follet, Roberto Saviano y Juan Marsé comparten una adicción literaria común. Esa adicción se llama Elena Ferrante. Un fenómeno literario desde 2012, cuando lanzó en Italia la primera de las historias de su tetralogía, Dos amigas.

A Elena Ferrante la han llamado “una droga literaria”, un enigma literario, un misterio atractivo, la autora de un fresco napolitano de la posguerra que atrapa y seduce y no suelta al lector hasta que éste llega al final de la historia de amistad entre dos mujeres: Lila y Lenù, a lo largo de 60 años.

Aunque pasó más de un año entre el lanzamiento en España y la salida de la primera novela en México, bajo el sello Lumen de Penguin Random House, ya había un éxito que se cernía a lo largo del mundo de habla hispana. Durante su pasada visita a México para inaugurar el Salón Literario de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el escritor Salman Rushdie celebró la narrativa de Elena Ferrante, la manera con la que esta escritora contaba sus historias. Unas horas después, en la misma FIL de Guadalajara, el escritor y ensayista estadounidense Jonathan Franzen, al presentar su libro Pureza, volvió a mencionar a esta narradora napolitana que lo había hipnotizado. Herman Koch, el autor nacido en los Países Bajos, también ha reconocido la obra de esta escritora que ha cimbrado a los lectores, pero sobre todo ha celebrado su afán de existir lejos de su obra.

Y es que todos los escritores que la han leído, incluidos en México narradores y artistas como Francisco Goldman, Brenda Lozano y la cantante Julieta Venegas han celebrado que la tetralogía tiene grandes virtudes literarias y que al mismo tiempo es una saga absorbente y embriagante que se ha vendido como un best seller. Pero también no dejan de sentirse atraídos por el misterio y el enigma que rodea el nombre de Elena Ferrante.

¿Quién diablos es la autora? En torno a la autora hay todo un misterio. No existe una fotografía de la escritora, acaso se sabe que nació en Nápoles en 1943, ha dado alguna que otra entrevista, pero es de forma tan rara que se especula que el verdadero autor puede ser un hombre o un grupo de escritores. Nadie la ha visto ni sabe de ella. Se intuye que es de Nápoles y que vive en Nápoles, que tiene más de 60 años y que ha publicado siete novelas. Las cuatro de la exitosa serie de Dos amigas y otras tres novelitas cortas que Lumen también publicó en España en un solo título: Crónicas del desamor.

Han habido en torno a Ferrante investigaciones sesudas porque los lectores están intrigados y Nápoles está intrigada al grado que existe una pizza llamada Ferrante. Una de esas investigaciones llevó a decir que la autora de la saga era Marcella Marmo, una profesora napolitana de Historia Contemporánea. Ella lo negó. Luego el profesor Luigi Galella encargó a la Universidad La Sapienza de Roma que cotejara la escritura de Elena Ferrante con la del resto de escritores italianos mediante algoritmos para detectar  a quién se parecía más. La investigación encabezada por el físico Vittorio Loretto determinó que el estilo de Ferrante se asemeja  al del escritor italiano Domenico Starnone, de Nápoles, y cuya mujer, Anita Raja, fue la responsable del sello que publicó el primer libro de Ferrante. Ellos lo negaron terminantemente.

En fin, no se conoce más detalle de su biografía, de las contadas entrevistas que ha respondido por escrito se saben algunas cosas: “Tiene más de 60 años, sí es mujer, sí es italiana, sí es madre, sí tiene rasgos que comparte con la narradora de su historia. Más chisme lamentablemente no les tengo”, afirma la escritora Brenda Lozano.

Ella, junto con la cantante Julieta Venegas, presentaron en México hace unos días La amiga estupenda, la primera de las cuatro entregas que editará Lumen. Es Brenda Lozano quien también asegura que “hay un juego alrededor del nombre, se llama Elena la autora o el seudónimo de la autora y el personaje también se llama Elena, es decir Lenù”, agrega.

Desde luego hay quienes aseguran que tan férreo anonimato forma parte de estrategia de mercadotecnia brillante. Con verdades a medias o enigmas, a la saga literaria que acaba de comenzar a publicarse en México le auguran un gran éxito.

El escritor estadounidense guatemalteco Francisco Goldman asegura en entrevista que en “toda la literatura contemporánea no hay ningún personaje tan fascinante como es Lila, ni otra historia de amistad ni otra historia que yo conozca tan rica y compleja”.

El autor de El arte del asesinato político. ¿Quién mató al obispo Gerardi? y colaborar de una gran cantidad de revistas, asegura que “la escritura de Ferrante es extraordinariamente vivaz, inteligente, intensa y dramática de la manera más interesante. Sus personajes, su sentido de lugar —Nápoles— y de política y tensiones de clase y de todos los desafíos de ser una mujer inteligente y emocional, profesional y madre, en todo esto ella no tiene rival. No es poca cosa de tomar en serio y escribir sobre estas cuestiones de la vida y hacerlo de manera que ilumina y transmite tanto. Es lo más difícil y lo menos pretencioso”, señala.

Brenda Lozano, quien entró al mundo de Ferrante gracias a la recomendación de Goldman, asegura que algo que le encanta de esta tetralogía es la voz de la narradora. “Creo que eso es lo que hace que sea única Elena Ferrante, que es lo que hace que Becket sea Becket o que Flaubert sea Flaubert o que Rulfo sea Rulfo. Pedro Páramo sigue siendo un libro vivo porque sólo ahí vas a encontrar eso y esta historia no hay forma de contarla más que como está contada en todas sus páginas”.

Una de las más fieles “Ferrante-adictas” en inglés y también en español es Julieta Venegas. La cantante asegura que esta saga literaria tiene tensión. “Ferrante es una gran contadora de historias, te enganchas, quieres saber qué va a pasar con su vida, porque además te va contando el transcurso de dos vidas y todas las vidas que hay alrededor de esas dos amigas, pero no está manipulando nada, no está tratando de que te guste mucho Lila, incluso a veces te cae gorda Lila y Elena, supuestamente la más insegura, también te identificas con ella. Hay mucha vida, a mí que me desespera leer libros que me parecen que me quieren manipular, en este caso no sientes eso, tiene la tensión pero no tiene la manipulación”.

Llega a México. Hace unos días, Penguin Random House puso en circulación, bajo el sello Lumen, la primera de las cuatro novelas de Elena Ferrante: La amiga estupenda, a la que seguirán en poco más de seis meses o menos las otras tres historias: Un mal nombre, Las deudas del cuerpo y La niña perdida, una tetralogía que viene acompañada de un éxito sorprendente pues ha cosechado más de un millón de lectores en Europa y Estados Unidos.

Fernanda Álvarez, editora de Lumen México, asegura que el año pasado la tetralogía de Elena Ferrante se empezó a publicar en España y pronto el fenómeno literario empezó a crecer y llegó un momento en el cual ya era inevitable que México entrara a la historia que, dice, es frenética y apasionante.

“Es una historia fascinante porque está la relación de amistad, creo que todos hemos pasado por una amistad así en algún momento. Siempre hay una amistad que brilla y a ratos tiene momentos de oscuridad, pero al margen de la amistad está todo el contexto de esa Nápoles, de ese pueblo, somos testigos de cómo se va construyendo, cómo va cambiando con la posguerra. Ferrante crea todo un universo impresionante en cuatro libros“, afirma la editora de Penguin Random House.

Asegura que tiene todas las expectativas puestas en esta saga, que en su primera entrega salió con un tiraje de 5 mil ejemplares para ir midiendo la penetración. “Este es el primer lanzamiento, en agosto haremos el segundo, en noviembre el tercero y estamos viendo si completamos la saga para la FIL de Guadalajara o esperamos para enero del próximo año para cerrar con broche de oro”.

Por su parte, Andrés Ramírez, director literario de Penguin Random House, asegura que Dos amigas es una serie estupenda de novelas ante las cuales cualquier lector puede sentirse atraído y aunque dice que seguramente tendrá más empatía con las mujeres, confía en que los buenos libros los puede leer cualquiera aunque acepta que es una lectura que cautiva a mujeres.

“Los buenos libros que se venden, que se consumen, que se leen, no son necesariamente best sellers, son libros que saben comunicarse con un lector real. No necesariamente las dos cosas deben estar unidas, un best seller con un buen libro, pero éste es un perfecto ejemplo de una obra que logra trascender el fenómeno mediático con una escritura maravillosa”.

La exitosa saga tiene la intriga de un thriller, la historia comienza cuando un buen día Lila, de más de 60 años, desaparece de su casa sin dejar rastro, no hay ni una foto ni un vestido ni una huella de su paso por este mundo; borró todo, incluso le quitó su existencia a su propio hijo. Al enterarse Lenù, la amiga de toda la vida que abandonó Nápoles pero no la amistad, decide que eso no será así, pues ella se pondrá a contar la historia completa de esa mujer que ha desaparecido y entonces arranca el relato de las dos amigas, pero también de todo un pueblo, toda una comunidad y toda una época.

Porque el contexto sociopolítico de esta novela realista y la vida cotidiana y común de sus habitantes son el gran atractivo de la saga.

“Quizás el cómo es tan importante porque esa historia sólo puede funcionar en ese universo de Nápoles, la saga de las dos amigas sólo puede funcionar ahí”, señala Fernanda Álvarez.

Esta editora que esta fascinada con la historia, de la que sólo lleva leídas dos partes y está a la espera de que desde España le manden el PDF de las dos últimas, dice que le parece valiosísimo que “justo en esta época en la que todo tiene reflectores, todo es rockstar y que los libros venden más por el autor que por la obra misma, la valentía de no aparecer de Ferrante, o no sé si sea una estrategia de su agente, es valiente. Tampoco va a importar después porque los libros ya se habrán leído, porque ahora ya están en boca de todos, porque sí es un libro que te transforma, que se queda contigo y no siempre es tan fácil que te pase”.

Cuando en México comienza a circular La amiga estupenda, el primer volumen de la saga —que, por cierto, ha traducido con gran maestría Celia Filipetto y Penguin Random House tiene los derechos en castellano para todo el mundo por acuerdo con The Ella Sher Literary Agency—, los lectores ya esperan que inicie la grabación de la serie basada en esta saga (que cada volumen abre con todo el listado de los personajes que van a ir apareciendo en la historia), en esa droga literaria que ha llegado a México y que tendrá una fuerte promoción en redes sociales.

Temas Relacionados
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios