"El periodismo ha perdido seriedad"

El Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa fue galardonado con los Premios Rey de España de Periodismo y el Don Quijote

El escritor Mario Vargas Llosa participó ayer en el homenaje a la agente literaria Carmen Balcells, en el Palau de la Música Catalana (MARÍA PÉREZ. EFE)
Cultura 13/01/2016 00:24 EFE Actualizada 00:24
Guardando favorito...

Madrid.— El Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, que ayer fue galardonado con los Premios Rey de España de Periodismo en su XXXIII edición y el Don Quijote, por un artículo sobre Cusco publicado en el diario español El País en 2015, consideró que el periodismo “ha perdido la seriedad y la influencia que tenía”.

Para Vargas Llosa, el periodismo es tan importante como la literatura: “Comencé al mismo tiempo mi vocación de escritor como a trabajar en el periodismo, cuando todavía estaba en el colegio”, recordó el escritor.

Indicó que el mayor cambio en la profesión es que se ha “banalizado mucho y se ha convertido en una forma de entretenimiento y diversión”.

“Hoy existe una gran tecnología avanzada —argumentó el escritor—, pero por otra parte se ha perdido mucho. Antes, lo que decían los periódicos era una verdad que se acataba y era uno de los grandes instrumentos de la cultura con el que se contaba”.

“Hoy, salvo excepciones de una minoría que se interesa por el periodismo de investigación o de opinión, el periodismo es un instrumento de diversión”, subrayó el autor.

Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) obtuvo ayer el Don Quijote de Periodismo, que patrocina la empresa pública española Tragsa, un premio que falló el mismo jurado que concede los Premios Rey de España, que convocan anualmente la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional, del Ministerio de Asuntos Exteriores.

De esta manera, se reconoce la labor de los profesionales del periodismo de la comunidad iberoamericana.

El articulo de Vargas Llosa reivindica el mestizaje entre la cultura andina y la hispana y se compara la convivencia en Cusco (sureste del Perú) del quechua puro con un español elegante.

“Ha sido una sorpresa muy grata; escribí el artículo hace un año, por un viaje al Cusco y en él decía que la gente hablaba un español lleno de toques arcaicos. Es muy bonito oirlo, porque revives lo que debió ser el español de la Colonia de hace tres o cuatro siglos. Es una manera de hablar muy elegante, con frases largas y ampulosas”, dijo.

“Es un viejo español que se ha conservado en el Cusco, sobre todo, por un sector social que se ufana mucho de esa manera de hablar; y algunos viejos cusqueños utilizan el vos”.

“Cusco es muy bonito, y a cualquier español le tiene que conmover mucho porque la ciudad incaica sirvió de base a la ciudad colonial, y fueron todos los edificios y monumentos incaicos los que dan la estructura a lo que fue la ciudad antigua”, señaló.

También sostuvo: “Salvo por Sociales, he pasado por todas las secciones de un periódico. Además hice periodismo radial y televisivo en una época. Siempre me ha gustado mucho el periodismo, porque ha sido una manera de estar vinculado a la historia que se va haciendo, a mi tiempo. Nunca me ha gustado la idea del escritor que se encierra con sus fantasmas y corta con la realidad circundante”.

Para el autor, el periodismo es “una manera de estar al día, de intervenir, criticar, elogiar y participar en el debate público”, y una importante fuente de la que alimenta su labor literaria.

Los Premios Rey de España destacaron también trabajos de periodistas de Bolivia, Brasil, Colombia, España, Perú, Portugal y Uruguay que abordan los dramas humanos basados en la explotación y la pobreza, así como las vivencias personales, en un elogio de la lengua como instrumento de comunicación.

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios