Suscríbete

El niño en el arte francés

La muestra aspira a revelar la transformación del estatus del niño mediante cuadros celebérrimos, pero también raros

"El arte y el niño. Obras maestras de la pintura francesa" reúne hasta el 3 de julio 76 cuadros pintados por grandes maestros, algunos anónimos, otros reconocidas figuras. FOTO: Musée Marmottan Monet.
Cultura 10/03/2016 14:24 EFE París Actualizada 14:37

La evolución del niño en el arte francés desde la Edad Media al siglo XX, el paso de la representación del niño Dios al niño-Rey, aristócrata, burgués, guerrero, callejero o, simplemente, modelo, compone la nueva exhibición del Museo Marmottan Monet de París, que hoy abre sus puertas al público.

"El arte y el niño. Obras maestras de la pintura francesa" reúne hasta el 3 de julio 76 cuadros pintados por grandes maestros, algunos anónimos, otros reconocidas figuras, de los hermanos Le Nain a Chardin, Cézanne, Manet, Monet, Matisse, Renoir, Dubuffet y Picasso.

La muestra aspira a revelar la transformación del estatus del niño mediante cuadros celebérrimos, pero también raros, como Femme enceinte partiellement écorchée, de Gautier-Dagot, o nunca vistos antes en una exhibición temporal, como el Portrait de la famille de Habert de Montmor del Palacio de Sully-sur-Loire.

Cuestiona, igualmente, el papel del dibujo infantil en las vanguardias que marcaron el arte en el inicio del siglo XX, según explica el equipo de comisarios que la elaboró, integrado por el historiador Jacques Gélis, especialista de la infancia, y los conservadores Marianne Mathieu, Dominique Lobstein y Anne Galloyer.

El recorrido comienza con La présentation au temple del niño Jesús, una obra atribuida a André Beauneveu y Jean de Liège, que ilustra la preponderancia de la representación del niño Dios en la iconografía occidental hasta finales de la Edad Media, como prácticamente única presencia infantil en el arte.

La aparición de la figura del niño-Rey, teórico "heredero de derecho divino", mostrando muy pronto los atributos de su inminente cargo como en los retratos del futuro Luis XIV, y la de pequeños humildes campesinos plasmados en el XVII por los hermanos Le Nain, se adelantan al Siglo de las Luces.

Una nueva era en la que el niño se sitúa en el centro de las preocupaciones políticas, morales y sociales, y su representación puede ilustrar el progreso de la medicina, la voluntad de luchar contra la mortalidad infantil y la aparición de una nueva relación con él.

"Es el triunfo del sentimiento familiar", explican los comisarios, y, para el niño, el momento en que se le considera como un ser independiente, estatus que en el arte le convierte en protagonista único de numerosas obras. Una tendencia que se consolida aún más en el siglo XIX, con artistas como Millet.

Muchas de las telas expuestas proceden del propio museo, pero la exhibición no habría sido posible sin los valiosos préstamos provenientes de grandes museos franceses y extranjeros, así como de colecciones privadas, subrayó el director del museo, Patrick de Carolis. 

 

sc

Temas Relacionados
arte niños y arte

Comentarios