14 | MAR | 2019

Ahorradores de combustible ¿Mito o verdad?

29/12/2016
13:27
Araceli Calva
-A +A
México se encuentra en la posición 41, en el Rankin de precios de gasolina a nivel internacional

El inesperado  aumento de hasta 20% en el precio  de las gasolinas en nuestro país, por  la liberación de los costos de los combustibles, son algunas de las principales preocupaciones que   en este inicio de año aquejan  a la población, en especial  porque también     favorece a una mayor inflación.

En cuanto a los conductores, ante este panorama económico que se nos presenta, muchos nos preguntamos ¿Qué hacer? ¿Cómo ahorrar en materia de combustible? ¿Qué tan confiables son los famosos  ahorradores de gasolina?

En la actualidad, hay una gran variedad de productos  en el mercado con el fin “ahorrar gasolina” y cuyos precios van desde los 49.90 pesos hasta los mil 799 pesos en tiendas online o  en las mismas  refaccionarías pero ¿Qué hay de cierto sobre  su eficiencia?

De acuerdo a un   análisis de   Profeco en su Brújula de Compra, apoyados por distintas instituciones de gobierno y educativas, se ha encontrado que la mayoría de los productos   no presentan una eficiencia para considerarlos como “ahorradores de combustible”,  incluso  muchos resultaron dañinos para el motor.  

¿Cuáles se  consideran como ahorradores? Según Profeco, para que algún producto puedan ser tomado como “ahorrador”  deben ayudar a presentar  un ahorro de combustible de por lo menos 8%,  no debe generar daños al motor o en cualquier otra parte del vehículo, deben cumplir o no afectar las normas de emisiones contaminantes, y no deben ser tóxicos  al ser humano. 

Tomando lo anterior y  en base al informe de esta institución, en el que hace referencia a que en los últimos años la  hoy Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), ha  sometido a pruebas a más de 70 distintos  productos    que prometen reducir el consumo de  combustible y  ninguno ha mostrado  un ahorro significativo, incluso en algunos casos ni siquiera lo muestran. Tampoco disminuyen las emisiones contaminantes y hasta hubo unos que  las aumentaron. 

Entre los tipos de productos que han sido examinados están los siguientes:

Dispositivos magnéticos. Estos productos son los famosos imanes, los cuales  prometen mejorar considerablemente el rendimiento del combustible y también emitir menos gases contaminantes al ambiente, pero la cierto es que su eficiencia no ha sido comprobada.

Organismos estadounidenses como la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Comisión Federal de Comercio (FTC), han emitido comunicados de alerta a los consumidores para que no caigan en estos productos.

Aditivos para el combustible. Usar estos aditivos puede resultar contraproducente para nuestro auto. En cuanto a consumo,  no alcanzan el porcentaje necesario para considerarlos como que “ayudan a aumentar la eficiencia de combustible”.  En desempeño, se ha  encontrado que  generan residuos en la cámara de combustión, dañar las bujías y la cabeza de pistón, además de coadyuvar a la formación de “puntos calientes” que provocan cascabeleo, entre otros daños.

Aditivos para aceite.  Se encontró que  alteran las  propiedades de los lubricantes, algunos tapan los conductos por los que circula el aceite y forman lodos de alta o baja temperatura, aumentan la viscosidad del fluido y provocan un mayor consumo de combustible y un mayor desgaste del motor.

Empobrecedores de mezclas. Estos dispositivos tratan de suministrar una cantidad de aire adicional al sistema de combustible, pero sólo generan inconvenientes como: sobrecalentamiento de motor, falta de potencia a altas revoluciones, flameo en las válvulas y un mayor  desgaste  por  disminuir la viscosidad del aceite.

Es así como estos productos dejan mucho que desear, por lo que para un eficiente ahorro de combustible los expertos recomiendan solo mejorar las técnicas de manejo y realizar los cuidados necesarios  al auto. 

EL AUMENTO DE LA GASOLINA, UNA REALIDAD ANUNCIADA

Una de las noticias que más han impactado a los mexicanos en materia económica durante esta semana, fue la del anuncio del aumento en los precios de la gasolina, el cual se aplicarán a partir del primer minuto del 2017, por lo que la Magna subirá a 15.99 pesos por litro y la Premium a 17.79 pesos por litro.

Pero a decir de José Antonio Meade, secretario de Hacienda, estos sólo son los precios promedio de referencia, porque variarán según las 90 regiones del país. Además de que a partir de la tercera semana de febrero, el ajusto de precios será diario.

Con ello, asegura el secretario, según se ajusten las condiciones del mercado, algunas veces la gasolina subirá de precio, otras bajará.

Pero pronto comenzará la liberación de precio de las gasolinas y diesel en todo el país. Estos precios son fijados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, pero a partir de marzo próximo, comenzarán a liberarse por zonas de manera paulatina, hasta noviembre del 2017.

CONSUMO Y COSTOS DE GASOLINAS EN EL MUNDO

En el “Análisis de los precios y de los subsidios a las gasolinas y el diesel en México, 2007-2013”, que llevó a cabo la Dirección General de Servicios de Documentación, Información y Análisis de la Cámara de Diputados, se anota que en México, cada persona destinó entonces 3.4% de su ingreso a la compra de gasolina, mientras que en otros países como Reino Unido (1.8%), China (1.7%), Alemania (1.4%), Italia (1.4%) y Brasil (1.2), su gasto fue mucho menor.

De acuerdo al sitio GlobalPetrolPrices.com, el Rankin de los precios (en dólares) del litro de gasolina en el mundo, hasta el 26 de diciembre del 2016, está liderado por Venezuela con US 0.01, seguido por Arabia Saudita con US 0.24, Argelia y Turkeminestan con US 0.28, y Egipto con US 0.34, y México se coloca en el peldaño 41, con un precio de US 0.72.

Los países con la gasolina más cara son: Islandia con US 1.72, Noruega con US 1.77 y Hong Kong con US 1.91.

Los expertos de Brújula Profeco hacen las siguientes recomendaciones para un veraz ahorro de combustible:

En el momento de arranque se debe iniciar el recorrido a velocidad moderada y acelerar de manera progresiva hasta que la temperatura del motor se estabilice para demandar una plena potencia, nunca  “calentar” el motor cuando el vehículo está parado porque solo consume gasolina y podría causar un desgaste prematuro, daño en bujías o inyectores y producir depósitos excesivos de carbón.

Cuando aceleramos, se debe hacer gradualmente, presionar con suavidad el acelerador y mantener la velocidad de forma constante y no debemos pisar a fondo el acelerador, porque producirá un aumento de hasta cuatro veces más el consumo de gasolina.

La anticipación es una buena técnica para el ahorro de combustible, se debe reducir el uso del freno y mantener constante la velocidad, anticipar las situaciones de frenado, guardar el espacio suficiente para detener el auto con suavidad y acelerar o cambiar de carril en forma segura.

Al cambiar las velocidades, en un vehículo con transmisión manual, cuando el sistema motriz lo permita, se debe cambiar a una velocidad superior, pues las velocidades bajas están diseñadas para lograr un alto empuje y una rápida aceleración, mientras que la cuarta, quinta o hasta sexta velocidad, ahorran gasolina.

Los mantenimientos son una parte importante, se debe usar un aceite de viscosidad adecuada para el motor, esto aumenta la vida útil del mismo. El tipo multigrado es el idóneo porque reduce la fricción y se logran ahorros de combustible de 1 a 3%. Para los motores de alto desempeño, son recomendables los aceites sintéticos. Lo idóneo es verificar el nivel de aceite del motor cada dos semanas y cambiar el aceite y el filtro una vez al año.

La lubricación debe ser óptima, sobretodo en baleros de las ruedas, las crucetas, la transmisión, el diferencial y el motor deben lubricarse con los grados correctos de aceite o grasa, para reducir el desgaste y hacer más suave el manejo.

Lo más adecuado es darle servicio de lavado y engrasado (chasis y motor) al automóvil cada año, y cada dos años o a los 50 mil kilómetros de recorrido, cambiar el fluido de la transmisión y su filtro.

Llantas deben estar infladas, alineadas y balanceadas de forma correcta, de esta manera se reduce la resistencia al rodamiento y se evita que tengan un desgaste disparejo y prematuro, lo que ayuda a reducir el consumo de combustible.

Es necesario verificar que la presión de las llantas sea la correcta cada dos semanas, y se debe dar el servicio de alineación y balanceo de manera anual.

Recuerda que un motor afinado permite ahorrar hasta un 5% en el consumo de combustible.

Abuzar del aire acondicionado incrementa hasta 10% el consumo de combustible, lo ideal es mantener una temperatura entre 22 y 23 grados para no afectar de sobremanera el consumo.

 

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios