26 | AGO | 2019
Red 5G revolución telecomunicaciones
Esta tecnología, marca una nueva era de la comunicación al hablar del uso extensivo de la inteligencia artificial para el control de suministros y transportes

Red 5G, una revolución de las telecomunicaciones

06/05/2019
09:50
Notimex
-A +A
La tecnología de quinta generación revolucionará las telecomunicaciones al abrir nuevas posibilidades para la AI, la comunicación entre autos autónomos, casas inteligentes e industrias más eficientes

La tecnología de “quinta generación” (5G) revolucionará las telecomunicaciones al abrir nuevas posibilidades para la inteligencia artificial, la comunicación entre vehículos autónomos, la realidad virtual, innovadores procesos quirúrgicos, casas inteligentes con aparatos interconectados e industrias más eficientes.

Esta tecnología, que promete mayor velocidad y conexión masiva de múltiples dispositivos al mismo tiempo y en el mismo lugar, marca una nueva era de la comunicación al hablar del uso extensivo de la inteligencia artificial para el control de suministros y transportes.

El 5G se ha convertido en un gran negocio que no puede escapar de la geopolítica internacional, por lo que se habla de una nueva “guerra fría” entre empresas asiáticas -sobre todo las chinas Huawei y ZTE- y las occidentales.

La importancia que se le da a esta tecnología quedó expuesta en la siguiente frase: "quien domine el mercado del 5G tendrá una tremenda ventaja para comandar las alturas de la información y estamos perdiendo la batalla”, la cual forma parte de un informe del Consejo de Seguridad de Estados Unidos filtrado el año pasado.

La tecnología inalámbrica para los teléfonos comenzó con la primera generación (1G), que surgieron a finales de la década 1970 y funcionaban de manera analógica.

Aunque representaba un importante avance en las comunicaciones, ya que esta tecnología permitía hacer llamadas telefónicas fuera de casa, los aparatos eran poco prácticos debido a su gran tamaño y peso. Fueron producidos por la compañía Ericsson y contaban con el sistema NTM y, más adelante, con TACS y AMPS.

La segunda generación (2G) surgió en la década de los años 90 del siglo pasado, cuando los teléfonos comenzaron a ser digitales, dejando de lado las ondas de radio, lo que mejoró la calidad de las llamadas.

El tamaño y peso de los celulares de esta generación se redujo, convirtiéndolo en aparatos más prácticos. Usaron el Sistema Global de Comunicaciones Móviles (GSM), aunque tiempo después fue reemplazado por el Acceso Múltiple por División de Código (CDMA). Otra de sus características es que permitieron el envío de SMS (Short Message Service) entre dos dispositivos.

Años más adelante, surgiría la tercera generación (3G) con los llamados teléfonos inteligentes (smartphone), que permitieron realizar llamadas, enviar mensajes de texto y navegar por internet con interfaces similares a las de un computador.

La cuarta generación (4G) es la tecnología que se usa en la actualidad, que permite altas velocidades de navegación en los teléfonos móviles, el acceso a los videos de alta definición, redes sociales y video llamadas a través de internet.

Las compañías añadieron a la tecnología 4G el LTE (Long Term Evolution), una modalidad que permite mayor rapidez.

Sin embargo, el canal de comunicaciones se ha ido saturando ante el incremento constante de usuarios, la presión de más aparatos con conexión a internet, nuevos servicios de realidad virtual y videos de ultra alta definición, carros autónomos, fábricas inteligentes y el internet de las cosas.

La actual tecnología de la 4G se puede comparar con una carretera de buenas condiciones con pocos carriles, que en un principio era suficiente para la calidad y cantidad de carros, pero ante un creciente número de automóviles de mayor potencia, que requieren avanzar y retroceder por la misma vía en el menor tiempo posible, resulta insuficiente.

La tecnología de 5G –que comenzó a desplegarse el año pasado- viene a satisfacer esa necesidad de más carreteras y de mejor calidad, por lo que proporcionará mayor velocidad y menor latencia (el tiempo que tardan las señales en viajar a través de una red) y mayor estabilidad o densidad de la señal.

Las primeras redes 5G ya ofrecen velocidades de descarga de hasta 600 megabits por segundo (Mbit/s) y tienen el potencial de ser bastante más rápidas.? En cambio, las 4G generalmente funcionan hasta 28 Mbis/s, una velocidad que puede caer en algunas ocasiones hasta cero.

Está diseñada para tener una latencia de solo un milisegundo, en comparación con los 50 milisegundos o más del 4G, lo cual representa una ventaja para los aficionados a los videojuegos, una mayor precisión en el control de drones e incluso permitirá realizar una cirugía de alta precisión desde una conexión móvil.

En lo que respecta a la densidad, las estaciones base 5G están diseñadas para manejar hasta un millón de conexiones, frente a las cuatro mil estaciones base 4G, lo que representaría una diferencia en la comunicación de acontecimientos importantes, además de que podría permitir todo tipo de aplicaciones del internet de las cosas.

Se prevé que con esta tecnología se generará un mercado que representa más de 500 billones de dólares para 2030, por lo que se ha abierto una competencia liderada por China (con tres mil 400 patentes); Corea del Sur (dos mil 51) y Estados Unidos (mil 368).

En China, las compañías que llevan ventaja en la competencia de la 5G están Huawei y ZTE; en Estados Unidos está Verizon y Lenovo; en Corea del Sur se encuentran SK Telecom, KT Corporation y LG Uplus y Samsung.

El 3 de abril pasado, Estados Unidos inauguró la primera red 5G en Chicago y Mineápolis; un día después lo hizo Corea del Sur en todo su territorio; mientras que Uruguay se convirtió también el mes pasado el primer país de Latinoamérica en poner en marcha esa tecnología y el tercero en el mundo.

La administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel) de Uruguay y el fabricante Nokia lanzaron la primera red de 5G tipo comercial en la Barra de Maldonado y en Nueva Palmira, en el departamento de Colonia.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios