¿Qué es el deepfake, la técnica de video que usaron para “revivir” al periodista asesinado Javier Valdez?

La tecnología deepfake ha llegado a un grado tal de sofisticación que ha puesto en entredicho la famosa frase "Ver para creer"

¿Qué es el deepfake, la técnica de video que usaron para “revivir” al periodista asesinado Javier Valdez?
El periodista y escrito Javier Valdez fue asesinado en 2017 y "revivió" en un deepfake publicado en días recientes - Foto: Captura de pantalla de YouTube
Techbit 29/10/2020 16:34 Redacción Ciudad de México Actualizada 17:17
Guardando favorito...

En tiempos en que la tecnología no deja de evolucionar a pasos agigantados, la sociedad ha llegado a un punto en que el famoso dicho “Ver para creer” comienza a dejar de aplicar como método para comprobar la realidad.

Por años, la combinación de imagen, audio y video han tenido un papel fundamental en la construcción de la realidad y en el registro de la historia de la humanidad. Con frecuencia se les equipara con evidencia del mundo real, pero esto podría cambiar como resultado del desarrollo de la tecnología deepfake.

Este tipo de videos falsos han sido usados tanto para cuestiones cómicas y mundanas, como simular que Kim Kardashian habla con desdén de sus haters, como para temas serios y de gran impacto social que podrían tener un efecto negativo en la comunicación, como el videomontaje de Barack Obama insultando a Donald Trump o muy recientemente el video donde “revivieron” al periodista Javier Valdez, quien fue asesinado en 2017.
 

A pesar de que algunos podrían considerarlo inofensivo, la sofisticación de la tecnología deepfake está llegando a niveles en los que la gente está comenzando a tener problemas al diferenciar entre los videos reales y los falsos, lo cual representa una amenaza a la comunicación de la verdad y la construcción de la historia.

¿Qué es el deepfake?
En términos simples, un deepfake es un videomontaje ultrarrealista hecho con software de inteligencia artificial. Sin embargo, su influencia y efectos potenciales pueden tener resultados complejos cuando son llevados a los medios de comunicación o son confundidos por los espectadores como videos reales.

El término deepfake proviene de la combinación de deep learning, que significa aprendizaje profundo, y fake, que significa falso.

Los deepfakes se hacen por medio del aprendizaje profundo, también conocido como redes neuronales profundas. Este aspecto de la inteligencia artificial (IA) emula el enfoque de aprendizaje utilizado por los seres humanos para obtener conocimiento. Como señala Margaret Rouse en Tech Target, “el aprendizaje profundo puede considerarse como una forma de automatizar el análisis predictivo”.

El aprendizaje profundo permite eliminar procesos laboriosos por medio de programas que construyen conjuntos de características sin necesidad de supervisión, lo cual los hace mucho más rápidos, precisos y eficientes.

En un inicio, los deepfakes fueron usados para crear videos pornográficos falsos de celebridades sin su consentimiento, muchos de los cuales fueron publicados en Reddit y sitios de contenido pornográfico. Sin embargo, hoy en día los deepfakes están alcanzando altos niveles de realismo que pueden confundir a un gran número de espectadores por su gran detalle y precisión y que podrían tener un impacto negativo en lo correspondiente a temas de relevancia social.

La manipulación de video es una práctica común y la edición de videos ha sido posible por décadas, sin embargo, requiere de gente con experiencia y excelentes habilidades técnicas y artísticas, además de una inversión significativa de tiempo y dinero. Es por eso que el deepfake representa una alternativa atractiva pues la tecnología empleada para crearlos permite reducir costos y requiere mucho menos tiempo.

El deepfake, un fenómeno en aumento
De acuerdo con la empresa de IA Sensity, antes llamada Deeptrace, el fenómeno del deepfake está creciendo velozmente en Internet, lo cual está ligado a la creciente mercantilización de herramientas y servicios que disminuyen los obstáculos para que gente no especializada en el tema pueda crear este tipo de videomontaje.

Sensity también señala el efecto de los deepfakes en la esfera política poniendo como ejemplo dos casos en Gabón y Malasia que recibieron poca atención en los medios occidentales. Estos casos involucraron un supuesto encubrimiento gubernamental y una campaña política de difamación. Uno de estos casos se relacionó con un intento de golpe de estado y el otro amenazó la libertad de un conocido político.

Ejemplos como estos señalan que los deepfakes pueden ser usados a modo de arma para influir y desestabilizar procesos políticos que pueden tener serias consecuencias en la sociedad, razón por la cual ya hay diversas agencias trabajando en el combate a los deepfakes.

De acuerdo con Claire Wardle, experta en redes sociales, contenido generado por usuarios y verificación, lo más preocupante no es la generación masiva de deepfakes, sino el fenómeno llamado the liar’s dividend, ya que cuando cualquier hecho puede ser falso, se vuelve más fácil para el culpable descartar la verdad como falsa.

The liar’s dividend, el beneficio del mentiroso
The liar’s dividend o el beneficio del mentiroso es un término popular que implica que un entorno plagado de deepfakes da más credibilidad a los mentirosos.

El fenómeno denominado liar’s dividend se produce cuando alguien se sale con la suya diciendo que algo es meramente una noticia falsa.

Ahora bien, este fenómeno puede crecer en mayores proporciones cuando los medios de comunicación intentan exponer la mentira, pero resulta contraproducente y sólo hacen que la mentira parezca aún más creíble.

El deepfake de Javier Valdez
El periodista y escritor Javier Valdez, asesinado en 2017 en Culiacán, Sinaloa, apareció en un video en YouTube exigiendo al presidente Andrés Manuel López Obrador y a los gobernadores detener la violencia que día a día viven los periodistas en México.

Utilizando su icónico sombrero panamá, Valdez se dirige a las autoridades mexicanas pidiendo el esclarecimiento de su asesinato. Así mismo, pide que se esclarezcan los cientos de asesinatos y desapariciones forzadas de comunicadores en el país.

El deepfake, creado con ayuda de un software desarrollado en Rusia, dura 1 minuto con 39 segundos.

"Aquí estoy, como me ve, hablándole. Hoy una pandemia afecta al mundo, pese a ello, tenemos que seguir hablando de otras dolencias que en México han cobrado aún más vidas", dice Valdez en el video.

"Yo no tengo miedo, señor presidente, porque no me pueden matar dos veces. Por eso vengo a hablar por las y los cientos de periodistas que fueron asesinados, desaparecidos y desplazados por realizar un periodismo ético de investigación, que desnudaron las entrañas del poder corrupto y el crimen organizado en México", se escucha en el video decir al periodista fallecido.

Un comunicado reveló que el video fue creado por la organización de derechos humanos Propuesta Cívica, y por la viuda del periodista, Griselda Triana, para visibilizar la violencia que vive la prensa en México con la campaña #SeguimosHablando, dentro del marco del Día Internacional para poner fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas.

Según la organización, la conferencia mañanera de López Obrador, ha contribuido a propagar un discurso de desacreditación y estigmatización de las y los periodistas. Para Mendiola, AMLO no ha sabido diferenciar entre los dueños de los medios de comunicación y los periodistas de investigación.

La iniciativa reactivó, en 2019, las cuentas de Twitter de cuatro periodistas asesinados en México: José Armando “El Choco” Rodríguez, Moisés Sánchez, Miroslava Breach y Javier Valdez. Durante una semana, compartieron aquellos trabajos por los que supuestamente fueron asesinados, además de amenazas que recibieron días previos a su muerte.

“Pensamos que a través de esta campaña, la sociedad puede empezar a valorar a la prensa. A las y los periodistas los están asesinando por investigar y por informarnos, y como sociedad tenemos que ser sensibles a eso,” dijo Mendiola.

De acuerdo con la organización, más de 15 periodistas han sido asesinados desde que López Obrador tomó la presidencia de nuestro país, incluidos periodistas que contaban con medidas de protección del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

En México, el 90% de los asesinatos de periodistas permanecen en la impunidad, y el 100% de los casos de desapariciones de periodistas, también.

El periodista y escritor Javier Valdez Cárdenas fue asesinado el 15 de mayo de 2017, en Culiacán, Sinaloa.

Valdez era conocido por sus reportajes sobre narcotráfico, crimen organizado y corrupción. En 2016 publicó el libro Narco Periodismo. La prensa en medio del crimen y la denuncia. En 2011, Javier recibió el Premio Internacional de la Libertad de Prensa, otorgado por el Comité de Protección para los Periodistas (CPJ).

Antes de su muerte, el periodista trabajaba para el diario La Jornada, el periódico local Ríodoce y con frecuencia colaboraba con la agencia AFP.

Tres meses antes del asesinato de Valdez, su colega Miroslava Breach fue asesinada en Chihuahua. En aquel entonces, Javier Valdez publicó un mensaje en su cuenta de Twitter: "A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportar este infierno. No al silencio".

En 2019, se informó que los hijos de Joaquín "El Chapo" Guzmán fueron quienes ordenaron el asesinato de Javier Valdez, después de que publicara una entrevista con el narcotraficante Dámaso López Núñez, conocido como "Licenciado" o "Lic". Esta declaración fue hecha por el mismo Dámaso López durante el juicio contra “El Chapo” en Nueva York.

Otras fuentes señalan que Dámaso López y su hijo, Dámaso López Serrano o"Mini Lic", ordenaron el asesinato. Actualmente, ambos se encuentran en prisión en Estados Unidos, pero niegan haber ordenado el asesinato de Javier Valdez.

Las autoridades mexicanas arrestaron a dos sicarios involucrados en el asesinato. Uno de ellos fue sentenciado a 14 años y ocho meses de prisión.

mp

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios