Cuántas muertes más para complacer a Trump