Una mayor seguridad vial requiere de trabajo en equipo

Rubén Aranda

La seguridad física de las personas es un objetivo central en la movilidad, pero si no va acompañado por una estrategia proactiva que establezca medidas de prevención y metas claras, queda en un mero deseo. El Día Internacional de la Seguridad Vial, invita a reflexionar sobre cómo podemos mejorar nuestro desempeño en esta materia como país y a nivel global.

Como el encargado de temas de seguridad para una operadora de infraestructura de transporte inteligente, todos los días enfrento el reto de identificar y reducir los riesgos. Para ello, se requiere un análisis 360° que incluya los tres factores clave: el vehículo y su mantenimiento; el conductor y su condición física y mental; y la infraestructura vial.

Este año se inició el nuevo Decenio de Acción por la Seguridad Vial (2021-2030) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que tiene como meta la reducción de los fallecimientos y las lesiones graves por accidentes viales en un 50%, una iniciativa a la cual el gobierno de México se sumó. La ONU subraya que los accidentes en carretera son un preocupante problema de salud pública y considera que la mayoría de las muertes son prevenibles. Una de las sugerencias es limitar la velocidad en los centros urbanos a 30 kilómetros por hora, una medida que al ser implementada en ciudades como Bogotá ha reducido la mortalidad de los accidentes en un 32%.

Es innegable que a nivel global y en México queda mucho por hacer para lograr una mayor seguridad vial. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), nuestro país ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en muertes por siniestros viales con un preocupante promedio de 24 mil decesos al año. Los siniestros viales constituyen la primera causa de muerte en niños y jóvenes entre 5 y 29 años y la quinta entre la población en general. Sin duda, hay mucho espacio para mejorar.

La seguridad es nuestra máxima prioridad siempre y sabemos que no es algo que se logra sin promover el trabajo en equipo. Se requiere de coordinación entre el sector privado, el gobierno, la sociedad civil y las comunidades por donde pasan las vías para establecer las condiciones óptimas y crear caminos seguros.

Como ejemplo de esto, hemos establecido un Programa de Reducción de Accidentes (PRA) en las operaciones a nivel global con metas a cinco años que aportan a los objetivos de la ONU bajo el Decenio de Acción. Este plan implica una inversión global de manera integral en temas de infraestructura, tecnología y educación por más de 2,500 millones de pesos entre el 2020 y el 2024. Sin duda, no sería posible lograr aumentar la seguridad vial sin la cooperación de nuestros aliados: la Cruz Roja y las autoridades de las zonas donde operamos la infraestructura vial.

Cuando se habla de seguridad vial y accidentes en la vía, es muy común que no se tengan en mente los riesgos o accidentes a los que están expuestos los trabajadores de las vías, que están diariamente realizando labores bajo condiciones de exposición a tráfico vivo. Para nosotros, proteger a nuestros colaboradores es también una prioridad, y para ello hemos mejorado las técnicas de confinamientos de carriles y hemos invertido en equipamiento, aumentando el estándar por encima de toda normativa.

Parte del compromiso con la seguridad es el uso de tecnología de punta que nos ayuda a estar al tanto a todas horas de lo que está ocurriendo en las vialidades que operamos. En uno de nuestros centros de control, por ejemplo, contamos con 92 cámaras panorámicas, estaciones meteorológicas y paneles informativos que nos permiten apoyar a nuestros usuarios en su trayectoria. Gracias a estos factores y a la capacitación de nuestro personal, en promedio tardamos tan solo quince minutos en auxiliar a un usuario que enfrenta un percance que va desde el cambio de una llanta hasta un accidente vial.

No cabe duda que la seguridad vial es una responsabilidad compartida y que no se logra de un día para otro. Para avanzar a nivel nacional e internacional, hay que afianzar la colaboración entre las empresas, los gobiernos y la sociedad civil para sentar las bases de una movilidad cada vez más segura y sostenible.

Director Global de Seguridad de Aleatica

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios