¡VAMOS, AY!

Luis 'Tigre' Baraldi

Los buenos entrenadores son quienes forman, fortalecen, crean estrategias de entrenamiento y de competencia, colaborando a que su alumno sea positivo y pueda aplicar los conocimientos a la hora de jugar

El deporte en general, ya sea el recreativo o el profesional, cuenta con una herramienta esencial, que es la psicología. Si esta herramienta es bien utilizada, se convierte en un aliado del deportista talentoso que ha entrenado, que ha trabajado fuerte, que sabe soportar los malos momentos y superarlos durante la competencia, además de que le ayuda a retirar de su mente los obstáculos que afectan al competidor.

La psicología del deporte es una ciencia aplicada que estudia los procesos psíquicos, así como la conducta del hombre o mujer en su actividad deportiva y optimiza condiciones internas del atleta para lograr la expresión física, técnica y táctica adquirida durante el entrenamiento.

Los buenos entrenadores son quienes forman, fortalecen, crean estrategias de entrenamiento y de competencia, colaborando a que su alumno sea positivo y pueda aplicar los conocimientos a la hora de jugar. Asimismo, si el entrenador no está preparado psicológicamente para ayudar a su atleta, no podrá hacer que se supere ni que tenga mejores actuaciones, por lo que no podrá lograr los objetivos que se han fijado.

El buen entrenador, coach o padre de un deportista, es aquel que no muestra nerviosismo y no lo presiona, ya que -en ese momento- está sometido a un nivel de exigencia alto. Aquí cabe una frase del famoso entrenador de futbol americano Vince Lombardi,  que dice: “La confianza es contagiosa, también la falta de la misma”.

De todos aquellos entrenadores que se la pasan gritando en la banda o comiéndose las uñas o haciendo aspavientos cuando hace algo mal su jugador, es inequívoca su falta de preparación psicológica, queriendo remediar todo con base en actuaciones teatrales que presionan aún más a su jugador.

Claro que es importante motivar a tu jugador y desarrollar una verdadera alianza, que el deportista desde la cancha sienta que su entrenador está con él en las buenas y en las malas y que respeta la autonomía y el talento del atleta, que su deportista sepa que tiene opciones y que todo lo aprendido, practicado, ensayado y todo el trabajo se pagará con éxitos y triunfos.

¡Vamos Jordan, Alí, Pelé, Federer, Comaneci, Djokovic, Serena, Navratilova, Ronaldo, Messi, Hugo Sánchez, Nadal, entre muchos otros! No se conforman con el ¡Vamos, ay!, ni el ¡Sí se puede! Son todos ellos excepcionalmente talentosos, indiscutiblemente conocedores y practicantes de la psicología deportiva y ojalá fusionen su talento y todo su trabajo a tan importante ciencia.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios