Futbolización 1

Luis 'Tigre' Baraldi

La globalización del deporte-espectáculo se ha convertido en un factor de identificación cultural

Futbolización: acción de futbolizar, de acuerdo con el diccionario. Se inició con las transmisiones de televisión de partidos sobresalientes en los años 60, convirtiéndose en un contenido popular e interesante para los principales diarios, con un alcance popular significativo en países europeos y de América Latina, desplazando a otras disciplinas. Hoy, la futbolización ha dejado atrás la información y promoción de otros deportes, ya que la expansión y el abanico de plataformas dominan los tiempos y los espacios en los medios de comunicación.

La globalización del deporte-espectáculo se ha convertido en un factor de identificación cultural, despierta emociones, se convierte en un elemento de pertenencia, te identifica con tu colonia y tu grupo de amigos, con tu ciudad, y —a nivel selección— con tu país.

El Comité Olimpico Internacional agrupa alrededor de 206 países y celebra los Juegos Olímpicos cada cuatro años, con un promedio de 11 mil deportistas. El evento atrae la atención del mundo. Sin embargo, existe un problema: solamente se realizan cada cuatro años y sus eliminatorias en cualquier disciplina, incluso sus Campeonatos Mundiales, no son tan seguidos como lo es el futbol.

Puedes leer: El día que "envenenaron" a Michael Jordan

La otra institución es la FIFA, con una visión global permanente y, aunque celebra su Campeonato Mundial cada cuatro años, mantiene futbolizado al mundo a través de todos los medios de comunicación, con sus etapas de clasificación rumbo al Mundial y agrupa, al igual que el COI, a casi todos los países. La FIFA y sus confederaciones venden a muy alto costo sus derechos de transmisión, al igual que el COI; sin embargo, hay que reconocer que —al mismo tiempo— hacen campañas altruistas.

La futbolización llega a lo ridículo. Hace un par de días, leía que dos futbolistas mexicanos utilizan un cubrebocas de marca famosa, los cuales cuestan 100 dólares, y es un tema de conversación en los periódicos, internet y debates en televisión, restando espacios de promoción a otros deportes que van perdiendo popularidad y seguimiento.
 

 

Eso sí, cuando un deportista gana una medalla olímpica o un reconocimiento internacional, los medios de comunicación le hacen el favor de quitar un poco de espacio al futbol. Sé que deja mucho dinero, lo que no entiendo es por qué todos buscan cubrir sólo ese deporte, cuando podrían estar llegando a otros nichos, convertirse en únicos y también podrían haber creado una audiencia considerable.

La futbolización y su influencia continúan aumentando, a pesar de la violencia en los estadios, de las sumas increíbles que se pagan por concepto de primas, contrataciones “bomba” y hasta por sus escándalos. Muchos equipos viven de los derechos de televisión, los cuales hoy —por la pandemia— van a la baja. Asimismo, muchos equipos son apoyados por patrocinios y Gobiernos. Al ser inmensamente popular, rebasa y aniquila a muchas disciplinas deportivas, con excepción de las Ligas norteamericanas de otros deportes, que se cotizan aparte y son mucho más importantes en ese país que el futbol. Vivimos con la futbolización, pero que no se olviden las otras disciplinas. ¡Vamos a apoyarlas! 

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios