Suscríbete

Burbujas

Luis 'Tigre' Baraldi

Las burbujas, que son un elemento para concentrar a los equipos en una sola sede y poder sacar adelante los calendarios de las Ligas, probaron ser eficientes en parte

Asumiendo la incertidumbre que este 2020 ha traído a la industria del deporte, al igual que a muchas otras, se tuvieron serias consecuencias económicas para las Ligas, los dueños de los equipos, millones de empleados que trabajan día a día alrededor del deporte, los medios de comunicación y televisoras que cubren todos los detalles, las agencias de publicidad, de marketing, promotores y hasta muchos de los atletas profesionales, quienes tuvieron que ceder para reducir sus salarios o hasta ser dejados sin empleo.

Las burbujas, que no son más que un elemento para concentrar a los equipos en una sola sede y poder sacar adelante los calendarios de las Ligas, probaron ser eficientes en parte, porque —de todas maneras— el virus anda suelto, y por otro lado, la conducta imperdonable de gobernantes irresponsables, de deportistas fiesteros, de líderes de opinión, no han colaborado a una verdadera mejora, al menos hasta el momento.

Es sobresaliente que las Ligas profesionales dieron un ejemplo de querer sacar adelante sus diversos torneos con sus “burbujas” y, tomados de la mano de las grandes televisoras, decidieron convencer a todos de que el deporte es una parte vital de la sociedad, la cultura, el entretenimiento y de salvar algo de lo mucho que se ha perdido en las Ligas.

Puedes leer: "2021: un nuevo reto, una gran incógnita"

Destacan los certámenes del deporte profesional en Estados Unidos, como la NBA, las Grandes Ligas, la NFL y la MLS; en el resto del mundo, la Premier League, la FIFA —con sus Ligas alrededor del mundo— y los torneos de tenis de Grand Slam, junto con las transmisiones de televisión y los medios de comunicación, que han sido oxígeno puro para que el deporte se recupere poco a poco.

El tenis profesional, para ser puntuales, está teniendo problemas graves, y el Australian Open ha sido aplazado para celebrarse del 8 al 21 de febrero, repartiendo 80 millones de dólares en premios, además de que la asistencia de público será mínima y muy controlada, siendo los derechos televisivos los que minimicen las pérdidas.

Por otro lado, los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 vuelven a tener una enorme nube negra y su celebración peligra, pues Japón ha vuelto a cerrar la llegada del exterior a extranjeros y tanto el Comité Olímpico Internacional como el Comite Organizador en Tokio, han decidido no hacer algún comunicado por el momento, pero es evidente que la tendencia no es halagadora.

¡Vamos! Los exhorto a ser positivos en este año que está por comenzar, y les deseo mucha salud y satisfacciones.
[email protected]
 

 

 

Comentarios