Una Suprema Corte maromera

Luis Cárdenas (Exprés)

“Dónde la ley acaba, comienza la tiranía”
William Pitt Viejo.

La historia juzgará la flexibilidad ideológica del ministro presidente Arturo Zaldívar y sus compañeros Margarita Ríos Farjat, Yasmín Esquivel Mossa, Alberto Pérez Dayan, Alfredo Guitérrez Ortiz Mena, y Juan Luis González Alcántara… Por sus maromas los conocereís.

Hoy es un día triste para la democracia, para el México de las instituciones, para el estado de derecho y para el sentido común, hoy hemos sido testigos del sometimiento del poder judicial a una ocurrencia imperial: la puerta a la destrucción de cualquier contrapeso está abierta y no podrá cerrarse en mucho tiempo. Se vienen tiempos harto peligrosos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha echado por la borda su credibilidad, el coste de la votación que ha validado la consulta popular sobre los ex presidentes, con todo y el eufemismo del “replanteamiento de la pregunta”, será muy alto, en tan solo unas horas hemos retrocedido décadas en materia de impartición de justicia. Y los ministros lo saben.

López Obrador es un emperador desnudo al que nadie se atreverá a cuestionar, queda claro que sus deseos son órdenes sin importar la demencia que desborden sus caprichos. Este es el país, como no lo fue desde hace mucho, es hoy el de un solo hombre.

¿A que le tuvo miedo la Corte?, ¿se saben tan frágiles como para no atreverse a contrariar al presidente so pena de su destrucción?, ¿cómo es que llegaron a una aberración de este tamaño?, ¿qué deben?, ¿con que los amenazaron?, ¿porque botaron al caño su dignidad profesional?, ¿cuánto costó su integridad?

No hagamos más olas, el tema es simple: La Corte ha validado que la aplicación de la ley sea sometida a consulta, entonces la ley no es tan importante y a partir de hoy cualquier cosa puede pasar.

Tal vez, pronto nos quieran preguntar si la 4T deba permanecer en el poder más años de los votados o si el Banco de México debe continuar siendo autónomo o si debemos prohibir las letras críticas y considerarlas traición a la patria, tal vez, muy pronto, nos quieran preguntar si la soberanía de los estados estorba al desarrollo de la nación o si consideramos que fulanito o sultanito debe perder la cabeza.

Hoy es un día muy triste para México, no sé si los famosos 30 millones votaron, realmente, por pavimentar el camino a un sistema totalitario pero para allá vamos, sin escalas, vertiginosos, con la destrucción a todo, prestos a vivir entre las ruinas.

Algún día volverá la razón pero no será pronto.

De Colofón.- Alcántara Carrancá, Esquivel Mossa y Ríos Farjat han pagado su cuota y el favor, son los ministros que hasta ahora han sido nombrados por la 4T.

Para el 2021 habrá que sumar a la lista a quien suceda a Fernando Franco González Salas que termina su encargo, claramente el ministro presidente Zaldívar es un peón del Palacio Nacional, por lo que el siguiente año tendremos, seguros, a 5 ministros pro lopezobradorismo contra 6 arrogantes que, tal vez, quieran sentirse libres… Tal vez.
 

Comentarios