Un caos, el desorden del futbol

Gerardo Velázquez de Léon

Los escándalos arrancaron cuando se anunció la prohibición para que los jugadores que militan en la Premier League viajaran con sus selecciones

De escándalo en escándalo, siendo lo que sucedió en el partido Brasil vs Argentina de la eliminatoria de la Conmebol, el más grande de ellos. Todavía no termina la ventana de esta Fecha FIFA y el desorden ha regresado al futbol mundial. De hecho, los escándalos arrancaron antes de que iniciaran los partidos por todo el mundo, cuando se anunció la prohibición para que los jugadores que militan en la Premier League viajaran con sus selecciones a los países que están en la llamada “lista roja” del Reino Unido, lo que comenzó a dividir las opiniones en el balompié internacional.

Luego, lo ocurrido en Sao Paulo y —ante los protocolos que existen para que personas que viajan de Reino Unido puedan ingresar a territorio brasileño— se tiene un tema: La manera en que los federativos argentinos buscan sacar ventaja de lo que sea y una marcada cuestión política en Brasil, han dado como resultado un bochornoso capítulo que la FIFA debería resolver de manera inmediata y no dejar abiertas las posibilidades a más especulaciones.

Puedes leer: "FIFA lanza su postura tras la suspensión del partido Brasil vs Argentina"

Pero no solamente fue ver a Messi con la casaca de fotógrafo, tratando de entender lo que sucedía, o al agente sanitario dentro de la cancha en busca de detener a Emiliano Martínez, Emiliano Buendía, Cristian Romero y Giovani Lo Celso, para deportarlos. Hubo otras cosas que han marcado estos días y que también llaman la atención por sumarse al desorden que se vive actualmente en el futbol.

Uno de esos fueron los gritos racistas de los que resultaron víctimas algunos jugadores de Inglaterra en su visita a Budapest para el partido ante Hungría, y no solamente eso, sino que en el juego Rumania vs Liechtenstein se presentó una copia, por parte del público local, del grito “discriminatorio” que le ha costado a México diversas multas y jugar el primer partido de la eliminatoria a puerta cerrada.
 

En la Concacaf, en la bendita Concacaf, varias cosas para resaltar, como lo ocurrido en El Salvador, en el Cuscatlán, en el que durante su primer partido, contra Estados Unidos, algunos aficionados lanzaron objetos a los adversarios, sobre todo en los tiros de esquina, y para el segundo, ante Honduras, cortaron la energía eléctrica para evitar que los catrachos entrenaran en el estadio, y después hubo otro “apagón”, ya durante el juego.

Y para cerrar, el caso de Weston McKennie, seleccionado estadounidense, quien reconoció haber roto los protocolos sanitarios del equipo, por lo que fue separado y no tendrá participación en el último partido de esta Fecha FIFA, ante Honduras. En fin, escándalos y más escándalos, y en muchos de los casos poco buen futbol dentro de unas eliminatorias que cada vez son más aburridas y en verdad ni siquiera valen la pena.

@gvlo2008 - [email protected]

 

 

Comentarios