¿Se debe ir Vucetich de Chivas?

Gerardo Velázquez de Léon

Vucetich es mucho más que los trotamundos directivos que han pasado y siguen pasando por Chivas. Así que cortarlo sería volver a cometer un gran error

Seis partidos sin ganar y, lo peor, un equipo que está inmerso en una dinámica muy similar a la vivida con José Cardozo, Tomás Boy y Luis Fernando Tena, así que el problema no radica en el banquillo; más bien, desde las oficinas de Chivas. No, Víctor Manuel Vucetich no es el responsable del armado del equipo, mucho menos de los cotos de poder que se han permitido en el interior y que lo único que han hecho es descontrolar a la institución, grilla constante pues. Vucetich llegó a un equipo para sacarlo del hoyo donde lo metieron varios, y él —ya por cumplir los 30 partidos dirigidos— debería tener mayor control del equipo.

Amaury Vergara llevó a Vucetich a la dirección técnica, con el franco derecho que ser el dueño le da. Pero en el futbol, como en muchas actividades, cuando el jefe impone, el empleado que debía tomar esa decisión se molesta y empieza a mover hilos, hasta que se desprende de quien no es de su equipo de trabajo. En vez de hacer una mancuerna profesional y buscar el éxito, a veces parece que prefieren fracasar para tener a su gente en posiciones clave.

A Peláez no le hace gracia que Víctor no utilice a los flamantes refuerzos que llevó, de los cuales trasciende que inviertieron y van pagando —poco a poco— más de 30 millones de dólares. Jugadores, muchos de ellos, que ya no están, o bien Vucetich no confía en ellos. La contratación de Víctor Guzmán se cayó por un supuesto dopaje, José Juan Vázquez fue expulsado por indisciplina y ahora juega en Toluca, mismo caso de Alexis Peña; Cruz Azul apostó por él, pese a todo. Incluso, se dice que Chivas seguirá pagando una parte de su salario. En el único que realmente confían es Uriel Antuna, con continuidad y titularidad.

Puedes leer: "El arbitraje perjudicó a las Chivas"

El caso de José Antonio Madueña, futbolista que ha recorrido los mismos equipos a donde llega Peláez, es otro de los cepillados por el entrenador; incluso, ante el Atlético de San Luis, cuando Jesús Sénchez tuvo un problema estomacal, prefirió llevar al Chapo y a Madueña mandarlo a la Sub-20. 
Víctor Manuel Vucetich debe tener el control. Él dirige y para eso debe tener futbolistas que sean de su agrado, para colocarlos en el proyecto, no impuestos sólo por compras de pánico.

Eterna discusión sobre si es el director deportivo el que debe decidir o el entrenador, pero —en este caso— por la experiencia y capacidad mostrada en su historial, el entrenador debe imponerse. No contrataron a un director técnico novato; por eso, la explosión el sábado por la noche en el vestuario, al perder contra Juárez; fue un Vucetich irreconocible, que —con gran respeto a sus futbolistas— les trata de hacer entender que este equipo no merece lo que vive en la actualidad y que está en ellos, en nadie más, sacarlo adelante.

Raro que explote Vucetich. No lo hizo cuando lo traicionaron en la Selección Nacional, tampoco cuando Ronaldinho quiso imponer sus reglas en Gallos, mucho menos cuando Adolfo Bautista no lo respetaba en Pachuca, hasta que el propio entrenador le dio la titularidad previo a la final contra TigresVucetich es mucho más que los trotamundos directivos que han pasado y siguen pasando por Chivas. Así que cortarlo sería volver a cometer un gran error, ese mismo que cuando terminó el partido contra Juárez evidenció la sonrisa pícara de Luis Fernando Tena de camino al vestuario.

@gvlo2008 - [email protected]
 

 

 

Comentarios