Qatar pone a prueba sus alcances como organizador

Gerardo Velázquez de Léon

Señalados por ser parte de actos de corrupción para obtener el siguiente Mundial y de la violación a los derechos humanos de muchos de los trabajadores involucrados, hoy luchan por darle un giro a esos conceptos, en busca de llegar a una excelencia de organización

La cuestionada sede de Qatar, como casa de la Copa del Mundo de 2022, ha trabajado fuerte para dar una imagen distinta a la que la opinión pública tiene en muchos sentidos. Señalados por ser parte de actos de corrupción para obtener el siguiente Mundial y de la violación a los derechos humanos de muchos de los trabajadores involucrados, hoy luchan por darle un giro a esos conceptos, en busca de llegar a una excelencia de organización.

Han trabajado en todos los detalles. Tienen siete estadios de los ocho listos, aunque el octavo ya también podría abrir sus puertas, si quisieran, en los próximos días. El estadio Lusail será la sede de 10 partidos y de la final de la Copa del Mundo, y junto con el Internacional Khalifa (el más antiguo de Qatar), son los únicos que no serán tomados en cuenta en la Copa Árabe que inicia hoy.

Es —sin duda— un destino exótico, en constante movimiento y remodelación, con obras por toda la ciudad con el objetivo de dar una extraordinaria imagen al mundo, una vez que  llenen sus calles, estadios, hoteles, restaurantes, con los miles de aficionados que esperan tener el próximo año. Este simulacro de cara al  Mundial tiene a 23 selecciones participantes, nueve menos de las que estarán a la Copa Mundial, por lo que para el Comité Organizador resulta fundamental este ejercicio en muchos sentidos. Por lo pronto, el ensayo camina, con sus notas a tomar en consideración para lo que les espera en 2022. Por ejemplo, por momentos para obtener el Fan ID el proceso  fue lento, complejo, por las más de cinco mil personas que acudieron a acreditarse para tal efecto. Demasiada gente para tan pocos voluntarios y pocas casetas abiertas para hacer las credenciales correspondientes. Ese será un punto a considerar y a corregir, como seguramente encontrarán otros durante el campeonato entre las selecciones de la región árabe.
 

Al no existir la Copa Confederaciones, programaron esta competencia, la cual servirá aún más que lo hecho en ediciones anteriores con solamente ocho equipos, ya que aquí hay 12 selecciones de la confederación asiática y 11 de la africana, en prácticamente las fechas del siguiente Mundial. Y debe servirles en muchos aspectos que quizá de otra manera no tendrían forma de notarlos y descubrirlos ya en plena Copa del Mundo les representaría algo muy, pero muy en contra. Este torneo es un mini Mundial en cuanto a la movilidad, logística, recepción de aficionados, de equipos, árbitros, aunque con el nivel futbolístico mucho, pero mucho más bajo. Se abren a los ojos del mundo entero para exponer sus avances, en espera de lograr un nivel mayor de aceptación a menos de un año del gran evento, para el que no solamente se preparan con tecnología e infraestructura, sino también culturalmente.

@gvlo2008
[email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios