México necesita público en el futbol

Gerardo Velázquez de Léon

Abrir un estadio no es una invitación a dejar de tomar las medidas de precaución e higiene que deben seguirse

¿Por qué el futbol no puede tener público en México? No es un tema populista, es una reflexión para intentar entender qué hace a un estadio, un foco de infección más peligroso que un cine, una iglesia o hasta un restaurante; todos estos ejemplos, lugares cerrados. 

En el caso del deporte profesional, y centrémoslo en el futbol, ¿qué impide que pueda regresar a la gente a los estadios a partir de octubre o noviembre? No importa el mes, lo que importa es regresar y cómo regresar. Abrir un estadio no es una invitación a dejar de tomar las medidas de precaución e higiene que deben seguirse, más bien es la formulación de esas preguntas que están en el aire de cara a la intención de que la afición regrese. Tendría que ser bajo un estricto protocolo, uno que nada ni nadie rompa, porque de eso dependerá el futuro de la presencia de aficionados en los escenarios deportivos.  

Hemos visto, a lo largo de estas jornadas del Guardianes 2020, cómo jugadores, entrenadores, clubes y otros actores entre las 300 personas que se supone pueden asistir a un estadio, han roto las reglas sin que haya sanciones como debería. La muestra fue en León, donde inmaduramente se le hace homenaje a un jugador, permitiendo la presencia de niños, familiares, lo que en este momento debería estar prohibido, según reglas impuestas por la Liga MX. 

Como en otros lugares o comercios, hay que imponer la regla de que no puedan ingresar menores de 12 años y mayores de 60; deberán tener cuidado en la manera en la que se hace el ingreso (con mascarilla, por supuesto) al inmueble y la distribución de los lugares. Podrían también evitar que la gente que vende productos se esté desplazando de un lugar a otro y crear estaciones de servicio para que, quien quiera comprar algo, vaya. En fin, hay muchas cosas que se pueden implementar.

Civismo, no se puede actuar en estos días sin civismo de la gente. Quien no cumpla, que sea sacado del estadio. Caminando por el centro de la ciudad, por Bucareli, a solamente metros de nuestras oficinas, y hasta por Reforma, es común ver gente sin cubrebocas, aglomerada (hasta en el famoso plantón FRENAA) y sin las medida necesarias. 

¿Qué hace a un estadio diferente a esos lugares, cuando se abriría a un cierto porcentaje para mejor control? En Francia, Alemania, Estados Unidos, Corea, Polonia, ya hay personas en el estadio, controlados, bien organizados y bien cuidados. ¿Por qué aquí no?, ¿qué diferencia hay en abrir el estadio de los Cowboys, que solamente ayer tuvo 22 mil casos de Covid-19 y no un estadio en México? Sí, la gran diferencia es el cuidado al público; si se garantiza esto, pues hacerlo y listo.

Tampoco confundamos que el partido de la Selección contra Costa Rica se suspendió por decisión de los ticos, simplemente porque no querían arriesgarse y venir a México, porque —a diferencia de la Liga MX— ahí cuando hay un contagio, se aísla a todo el equipo durante 15 días, algo que les pararía su propia economía.

@gvlo2008

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios