Más de lo mismo en la conformista Liga MX

Gerardo Velázquez de Léon

Presumen que han llegado a 50 minutos de juego efectivo, pero lo que se ve en las canchas dista mucho de calidad

Poco y nada de lo realmente importante en la famosa Asamblea de Dueños. Quizá si hubieran presentado solamente el calendario para el siguiente año hubiera pasado exactamente lo mismo, ya que de los cambios que realmente podrían suponer una mejora en el nivel de competencia de la Liga MX, nada. Porque lo que ayer informaron, por ejemplo, respecto al regreso del ascenso, ni siquiera luce como una decisión tomada a partir de la consolidación de la Liga de Expansión.

Por partes. Ya se esperaba un apresurado calendario para cumplir con los dos torneos, y las dos Liguillas, de 2022. En el año mundialista, el Clausura iniciará el 7 de enero y finalizará el 29 de mayo, con un par de fechas dobles. Después, habrá un mes de descanso y el 1 de julio iniciará el Apertura 2022, cuya final será el 6 de noviembre (con tres fechas dobles), a menos de 20 días de la Copa del Mundo. Seguirá el repechaje.

Insisto, esta información ya se esperaba, aunque volverá a ser un año de mucho desgaste, de muchos partidos en poco tiempo, porque además se tendrá que atender los compromisos de Selección Nacional y los otros torneos que deben cumplir los clubes de la Liga MX. Todo esto solamente se traducirá en un par de certámenes de muy baja calidad, muy similares a los que se vivieron en este 2021, en el que también la constante actividad afectó, sin olvidar que el sistema de competencia y de clasificación a la fase final fue factor para hacer de muchos equipos comodinos, coyotes del futbol mexicano, que salían a la cancha a no perder, antes de pensar en proponer e imponer su estilo, en busca de dar una buena experiencia.
 

Nos presumen que han llegado a 50 minutos de juego efectivo, pero lo que se ve en las canchas dista mucho de lo que se necesita para llegar a nuevas generaciones o a nuevos mercados. Y todavía se comparan en esta estadística con los números que hay en Europa, aunque sin profundizar y sin hacer una real comparación de lo que realmente se ofrece en el balompié europeo en cuanto a nivel de juego. No se trata solamente de medir con cronómetro en mano cuánto tiempo está la pelota en el terreno de juego, sino de lo que pasa cuando eso sucede, de las acciones que hay, de las propuestas de los equipos, del futbol en un estado más puro, como el que se ha visto en algunos partidos de la actual Liguilla.

Como lo pintan, los aficionados y todos en general, tendremos que volver a conformarnos con no más de 10 partidos de buena calidad en la fase regular del torneo, un par en la repesca y unos seis más en la Liguilla. El resto, será un suplicio verlos. Datos y “decisiones” para maquillar más que para remediar. Sin ascenso-descenso, seguirán los conformistas sin buscar mejorar, lo mismo con el repechaje, pero eso sí, ya se tienen 50 minutos del balón rodando en la cancha, aunque eso no signifique realmente un mejor espectáculo.

@gvlo2008
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios