Los capitalinos se pitorrean de Monterrey, Tigres y Chivas

Gerardo Velázquez de Léon

Monterrey, Tigres y Chivas llevan la mitad del camino recorrido hacia otro fracaso en la Liga. Todavía no están en Liguilla y siguen lejos de comportarse como lo que quieren o deben ser: grandes del futbol mexicano.

Las reglas cambian, distintos serán los partidos del fin de semana a lo que estamos acostumbrados. A matar o morir, sangrientos, como le gusta al aficionado al futbol mexicano. Por eso, el riesgo que corren los poderosos Tigres y Rayados es alto, aunque sean grandes favoritos. Un maldito accidente puede dejar a planteles carísimos fuera de la Liguilla, porque aunque muchos —incluyendo la misma Liga MX— aseguren que el repechaje ya es parte de la fase final, no es así. Y si no, pregunten a la exigencia que tienen tres de los equipos involucrados en los duelos que clasifican a los cuartos de final.

Ya de por sí se les ha endosado la etiqueta de fracaso por no acceder directamente a dicha instancia y tienen que correr este innecesario riesgo de ser eliminados. Cambios y más cambios a lo acostumbrado. Empate al término de los 90 minutos y a penaltis directamente. Por eso, a Monterrey y Tigres les han llovido reclamos y críticas por tener que definir su futuro en este Guardianes 2020 en el repechaje, cuando se trata de dos de las mejores y más caras nóminas del futbol mexicano.

Ya han fracasado en el intento de clasificar a cuartos de final con la autoridad que se supone; deberían haberlo hecho, con las inversiones que han realizado y con aquello de que se sienten los “nuevos grandes” de México. Por supuesto que a estos equipos les cala en el orgullo ver cómo fueron superados desde el inicio del torneo y cómo no les alcanzó su reacción final para dejar fuera de la clasificación directa a dos de los tres equipos capitalinos, que hoy cómodamente  esperan a que tengan que enfrentarse a Puebla —en el caso de Rayados— y al Toluca, los felinos.

Puedes leer: "Conoce el nuevo formato del repechaje de la Liga MX"

Los Pumas, el América y el Cruz Azul se pitorrean —por ahora— de esos equipos que quieren destronarlos de los “grandes”, y que todavía no están en cuartos de final, porque no tuvieron la capacidad de ganar sus últimos partidos. Y aunque son favoritos en sus respectivos duelos de repesca, quedarán manchados por no ir directo a la Liguilla.

En el caso de las Chivas, realmente resulta penoso ver a su director deportivo salir a manipular a su afición con la ausencia de Alexis Vega y la novela de la inhabilitación para el jugador del Cruz Azul, porque pareciera que quieren vender que solamente con Vega tienen chance de estar en la Liguilla y evitar su sexto torneo sin clasificar. Hay que asumir su responsabilidad de que la inversión de poco más de 40 millones de dólares ha servido para maldita la cosa, sin olvidar su incapacidad para mantener la disciplina en el plantel.

Monterrey, Tigres y Chivas llevan la mitad del camino recorrido hacia otro fracaso en la Liga. Todavía no están en Liguilla y siguen lejos de comportarse como lo que quieren o deben ser: grandes del futbol mexicano.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios