La pésima imagen del América no se lava con refuerzos

Gerardo Velázquez de Léon

La imagen del América a nivel directivo ha caído demasiado y, si no gana el título del Clausura 2022, será aún peor ya que habrán consumado el fracaso de su pobre planeación, falta de negociación y jerarquía en el futbol

Por más que quieran convencer al americanismo, mediante prensa amiga y voceros oficiales, de que han reforzado bien al equipo a pesar de la tardanza en la contratación de refuerzos, esta directiva del América ha dejado de manifiesto que... De entrada, un club como el América no tendría que estar presentando refuerzos en la Jornada 2 o 3, y menos cuando se supone que después de la vergonzosa eliminación del Apertura 2021 ante los Pumas, iban a resolver todos los males en tres semanas, según informaron en uno de los comunicados más básicos y arcaicos de los últimos años.

Increíble en un equipo cuyo propietario es dueño de uno de los medios de comunicación más importantes. Luego, es increíble que el americanismo deba soportar que sus directivos, quienes junto al técnico planean el siguiente torneo, tengan que estar rogando para poder convencer a las cúpulas de otros clubes para que les suelten a los refuerzos. No cabe duda que tanto el Colo Colo como la MLS, humillaron a estos personajes en los casos de Pablo Solari y Paul Arriola, respectivamente. Caramba, ni que estuvieran peleando por arrebatarle a este club y a esta Liga a una de sus máximas figuras.
 

Pero no solamente es eso, tampoco pudieron cerrar lo del uruguayo Brian Ocampo y, en el caso de Alejandro Zendejas, compraron a un jugador que pudo haber sido figura en Necaxa el torneo anterior, pero es una incógnita. Lo mismo con el defensor español Jorge Meré, quien puede ser un buen jugador (aunque eso lo sabremos hasta verlo con el equipo, ya que sus últimos números con el Colonia de la Bundesliga nos dicen que había sido relegado), pero el mensaje inicial que mandan, al presentarlo como el gran amigo de Álvaro Fidalgo, es de un total “nepotismo futbolero”.

¿O será que en verdad no existe un defensor de las fuerzas básicas del América, de 24 años de edad, que tenga la capacidad para jugar con el primer equipo? Bueno, sí tenían a uno y no de 24 años, sino de 21, Haret Ortega, quien ahora juega con el Toluca; ha tenido buenos momentos con los Diablos Rojos y eso lo ha llevado incluso a estar en la mira de Gerardo Martino con la Selección Nacional.

Puedes leer: "La Federación Mexicana de Futbol no teme represalia de la FIFA"

De los casos de Diego Valdés y Jonathan dos Santos, no se puede negar que son buenos futbolistas (aunque en el caso del mexicano, necesita recuperar nivel físico); sin embargo, las posiciones que cubren no eran prioridad y por eso es que ahora lucen desesperados por comprar, haciendo las cosas tan mal que, para no ser blanco del escarnio en las redes sociales, el presidente deportivo prefiere ya no salir en las fotos con los refuerzos y deja esa labor a su director deportivo.

La imagen del América a nivel directivo ha caído demasiado y, si no gana el título del Clausura 2022, será aún peor, ya que habrán consumado el fracaso de su pobre planeación, falta de negociación y jerarquía en el futbol.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios