La honestidad del futbol mexicano, a prueba

Gerardo Velázquez de Léon

En la directiva de las Águilas no saben hacer contrataciones, ni armar planteles, pero sí negociar a la antigua en la Comisión Disciplinaria

La grotesca imagen de Santiago Solari como un energúmeno, entrado al campo del estadio Cuauhtémoc para encarar a Oscar Mejía García, es un gran área de oportunidad para que el futbol mexicano muestre credibilidad, honestidad y respeto. Claro, para que suceda esto, es necesario que se aplique el reglamento en el Artículo 31 incisos K e I, que tácitamente dicen:

“K) Ingresar al terreno de juego o a la cancha, sin previa autorización del Árbitro: uno a seis partidos de suspensión y multa del 18 a 450 UMAS”.
“I) Ingresar al terreno de juego para insultar a Jugadores u Oficiales del Partido: uno a ocho partidos de suspensión y multa de 500 UMAS”
 

Es decir, castigo debe existir, aunque el trascendido del lunes en las oficinas de la Liga MX es que habrá sobreprotección para quien rompe el reglamento: Santiago Solari, y solamente habría un partido de suspensión. Se irían a lo mínimo, por ese miedo evidente a afectar al “todopoderoso”, y además evitarán que ese silbante, por lo menos en este torneo, vuelva a pitarle al América.

En la directiva de las Águilas no saben hacer contrataciones, ni armar planteles, pero sí negociar a la antigua en la Comisión Disciplinaria. En fin, no pasa nada porque un entrenador ingrese al campo a querer comerse al árbitro. Es una gran imagen de solidez del cuerpo técnico, de alta decencia y —sobre todo— de juego limpio.

Esto es crear un antecedente terrible. El reglamento cambió gracias a las actitudes e indisciplinas de Carlos Reinoso a finales de los años 90, porque era tan frecuente que se metiera al campo que tuvieron que reglamentar más estricto este delicado tema. Antes del autollamado Maestro, era Ignacio Trelles quien solía hacerlo constantemente: Discusiones sin sentido e insultos a la autoridad.

Puedes leer: "Casos de Covid-19 a la baja, reporta la Liga MX"

Por eso, deben ser honestos, porque esta vez sí está en juego la credibilidad del futbol mexicano, el liderazgo de Mikel Arriola... Vaya, hasta de Yon de Luisa, el líder mayor de este deporte, quien debe exigir se aplique el reglamento, aunque sea el equipo consentido.

Claro que pueden manipular la cédula arbitral para proteger a Mr. Hyde Solari, pero de ahí a que sea lo correcto, está muy lejano a lo que debe buscar la Liga MX. Si esto pasa, nada más será pan con lo mismo, reglamentos que se aplican de acuerdo a quien se trate, y eso no es honesto.

@gvlo2008 - [email protected]

Comentarios