El “¡Eh pu...!” sirvió para convertir al futbol mexicano al primer mundo

Gerardo Velázquez de Léon

Tuvo que ser el maldito grito el que pusiera orden en el futbol mexicano. Ayer, Yon de Luisa anunció una estupenda medida a practicarse en los partidos del equipo mexicano

México jugará sin público los dos siguientes partidos clasificatorios al Mundial de Qatar, tras ser —de nueva cuenta— sancionado por el grito “¡Eh pu...!” de sus aficionados, algo que a la mojigata FIFA le molesta  sobremanera. Pero ya no es posible seguir perdiendo tanto dinero. Cada match day, cada partido de la Selección en el Azteca genera millones de pesos que no se pueden tirar a la basura en estos tiempos en los que la economía no es nada boyante para el futbol.

Tuvo que ser el maldito grito el que pusiera orden en el futbol mexicano. Ayer, Yon de Luisa anunció una estupenda medida a practicarse en los partidos del equipo mexicano: “Utilizaremos controles personalizados para quien compre un boleto y quiera asistir a los partidos de Selección Nacional. Sabremos quién es, dónde se sienta, lo trataremos muy bien. Tendremos diferentes actividades para que el entretenimiento sea mayor en el estadio, no solamente la parte deportiva de ver el partido, pero el control va a ser mucho más estricto”... Fueron las palabras del presidente de la Femexfut, un lanzamiento esperado en medio del marco de un evento del Mundial Qatar 2022.

¿Qué es esto?, ¿cómo debería funcionar? Simple, es la implementación de detección, al estilo del futbol turco, donde el aficionado deberá proporcionar los datos personales, subir documento de identidad y obtener un código que se convierte en el pasaporte para ingresar a un estadio. Claro que, al momento de comprar un boleto —seguramente de manera digital, únicamente—, la Federación Mexicana de Futbol, las autoridades del estadio, pero sobre todo la policía, sabrán de quién se trata y dónde está sentado. Suena espectacular. Es convertir, de la noche a la mañana, el futbol de Selección Mexicana de tercer a primer mundo, y eso debe aplaudirse. 
 

El llamado Fan ID, implementado por la FIFA en el Mundial Rusia 2018, así funcionó, pero como bien lo dijo De Luisa, no solamente es para tener control del aficionado en el interior del estadio, también sirve para que quien compra un boleto tenga extras que serán bienvenidos, y que —claro— la Femexfut negociará con las autoridades correspondientes. Ejemplo: El documento sirvió como visado para ingresar a Rusia, porque quienes arribaron con ese certificado no atravesaron los controles migratorios, no hubo necesidad de presentar algún visado. Otro de los usos es el de los beneficios. Los trenes que se dirigían a los estadios fueron gratuitos para quienes tenían Fan ID, al igual que el transporte público los días de partidos en la sede en donde se celebren los encuentros.

Es decir, De Luisa, según sus propias palabras, estará muy pronto anunciando algo por el estilo, con lo que el aficionado, además de ser identificado desde el inicio del proceso, podrá sentir que lo que paga, lo vale. Ahora, hay varias preguntas que seguramente se resolverán en los próximos días: ¿Qué pasa con la alta cantidad de boletos que se regala?, ¿qué pasará con los tenedores de palcos y plateas?, pero —sobre todo— la pregunta: ¿Qué pasará con la reventa? ¿Será posible controlar todo esto también?, ¿o el control solamente  será para los que pagan?

@gvlo2008
[email protected]

 
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios