Suscríbete

A demostrar su grandeza en la Liguilla

Gerardo Velázquez de Léon

Pasó tanto tiempo para volver a ver en una Liguilla a quienes captan alrededor del 66% de los aficionados al futbol en México, que hasta extraño será

Lo que debería ser una constante en la Liga MX, una obligación de los equipos más populares y mediáticos del país, no lo es. Pasó tanto tiempo para volver a ver en una Liguilla a quienes captan alrededor del 66% de los aficionados al futbol en México, que hasta extraño será, y más cuando se jugará una fase final sin la pasión que representa ver en las tribunas, bares y centros de reunión, a aficiones apasionadas.

Nueve años, sí, 18 torneos —no se cuenta el Clausura 2020, cancelado por el Covid-19— sin la presencia al mismo tiempo de América, Cruz Azul, Pumas y Chivas. Demasiado tiempo. Una Liguilla de televisión, como será la de este torneo, hace que la presencia de los cuatro populares —o grandes— componga en cierta medida el panorama económico para televisoras, equipos y patrocinadores, porque eso en algo ayuda.

Pero las condiciones deportivas no son iguales entre los cuatro. En estos nueve años, América solamente no ha jugado dos de esas 18 Liguillas, un porcentaje altísimo de efectividad, y con tres campeonatos de Liga en ese periodo. Solamente en el Apertura 2011 y Clausura 2017 no clasificó a la la fase final, y en los 16 torneos en los que sí lo hizo, se quedó siete veces en semifinales, tres en cuartos de final y en seis ocasiones llegó a la final, perdiendo tres y ganando tres.

Es decir, en Guadalajara festejan el regreso a la Liguilla después de cinco torneos de no hacerlo, mientras que en el América la condición de pertenecer a la fase final es continua, obligatoria y una costumbre. Chivas, en esos 18 torneos sin los cuatro grandes, tiene números fríos, nada espectaculares, pero —junto con América— es el único que logró un campeonato en este periodo, en el Clausura 2017.

Puedes leer: "Así se jugará la liguilla de la Liga MX del Guardianes 2020"

Sin embargo, de los 18 torneos, en 11 no clasificó, mientras que a semifinales llegó en dos ocasiones y a cuartos de final cuatro veces. Muy malos números. Lo de Cruz Azul es también raquítico en este periodo. En nueve torneos no logró clasificar, solamente una vez llegó a a semifinales y en cinco fue eliminado en cuartos de final, pero —eso sí— tiene dos subcampeonatos, ambas finales perdidas con América. Su paso por el torneo mexicano sumaría en diciembre 23 años sin ser campeón.

Pumas es el peor de los casos entre los cuatro más populares. En este periodo, en 10 de 18 Liguillas no clasificó, cinco veces se quedó en cuartos de final, una en semifinales, un subcampeonato y un título, precisamente el conseguido en el Clausura 2011 —contra Monarcas—, en la última fase final con los cuatro más populares del país.

¿Conformismo con clasificar? No, para cualquiera de estos cuatro equipos no ganar el campeonato es un fracaso, así lo entienden sus aficionados, pero ha sido tal el conformismo —sobre todo de Chivas y Pumas— que parece que estar en Liguilla ya es cumplir, cuando es solamente el paso obligado en sus objetivos.

La reclasificación o repechaje resultó un pésimo experimento de la Liga MX; partidos sosos, sin el nivel esperado y como si estuviéramos viendo la Jornada 3 o 4 del torneo regular. Sobre todo, Santos y Necaxa una decepción absoluta, mediocridad total. Por eso, esperar una Liguilla con los cuatro más populares es oxígeno puro; por lo menos, rating de televisión habrá, pasión también, y lo único que podría exigir la afición es verlos matarse en el campo.
@gvlo2008
 

 

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios