Cruz Azul ya murió

Gerardo Velázquez de Léon

Entre la grilla por La Cooperativa y el desfalco que le ha representado el equipo, es tiempo de hacerlo funcional

Cruz Azul murió, ya no hay esperanza ni futuro. En 23 años, han pasado distintas directivas, aunque en la mayoría de estas casi dos décadas y media ha estado al frente Guillermo Álvarez, pero también su hermano Alfredo, su cuñado Víctor Garcés y —en este nuevo fracaso— Víctor Velázquez y José Antonio Marín. De Luis Fernando Tena, el último entrenador campeón, a Robert Dante Siboldi, el último fracasado.

También han desfilado José Luis Trejo, Mario Carrillo, Enrique Meza (dos veces), José Luis Saldívar, Rubén Omar Romano, Isaac Mizrahi, Sergio Markarián, Benjamín Galindo, Guillermo Vázquez, Sergio Bueno, Tomás Boy, Paco Jémez y Pedro Caixinha, sin contar los interinatos del propio Siboldi y Joaquín Moreno, en un par de ocasiones.

Si nos referimos a los jugadores, es una lista interminable, con nombres de buenos, malos, regulares, caros, sobrevalorados, ineficaces, estelares. Los directores deportivos también son demasiados en estos 23 años. Desde el que les dio el título, Guillermo Mendizábal, han pasado por las oficinas de La Noria Benito Pardo, Eduardo Vílches, Eduardo de la Torre, Alberto Quintano, Agustín Manzo, Ricardo Peláez, Jaime Ordiales... Todo un fracaso rotundo, y ahora van por otro más, muy cercano y ya platicado: Álvaro Dávila.

LEER MÁS: Caraglio insulta a Siboldi y lanza mensaje a Cruz Azul

Es decir, el desfile es interminable. Entonces ¿qué hacer? Evidentemente, nada de lo que han hecho funciona, así que reinventarse, refundarse, sería una buena opción. Cruz Azul debería voltear a ver los modelos de Tigres o Pumas, que han “alquilado” sus equipos desde la institución que pertenecen, para darles independencia y autonomía. Entre la grilla por La Cooperativa y el desfalco que le ha representado el equipo de futbol, es tiempo de hacerlo funcional y exitoso, económica y deportivamente, y con el modelo que llevan aplicando décadas de fracasos, no lo podrán hacer.

Incluso, cambiarle el nombre, los colores, matar a todas las maldiciones que lo acechan, porque son problemas que solamente tienen una explicación: siguen haciendo exactamente todo igual para seguir fracasando y fracasando. ¿Será que la economía del fracaso también le interesa mantenerla a las nuevas personas que manejan La Cooperativa?

@gvlo2008
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios