Chivas, se acostumbraron a perder

Gerardo Velázquez de Léon

Chivas ha ganado, en los pasados 34 años, solamente tres títulos de Liga; es decir, una Liga cada 11 años y tres meses. Por eso, sus directivos lo ven como algo normal

Lo más alarmante de Chivas no es perder y ser humillado por Pachuca en el repechaje, sino que se están acostumbrando a perder, lo ven como su “nueva normalidad”.

Y sí, claro que es alarmante, porque es una gran falta de respeto a su historia y por ser, sin duda, el equipo que mayor cariño tiene en el futbol mexicano. Chivas ha ganado, en los pasados 34 años, solamente tres títulos de Liga: El del Verano 1997, el Apertura 2006 y el Clausura 2017; es decir, una Liga cada 11 años y tres meses.

Por eso, sus directivos lo ven como algo normal, una eliminación más que —para ninguno— fue un fracaso, o por lo menos eso fue lo que dio a entender tácitamente Víctor Manuel Vucetich, cuando fueron destrozados por Pachuca. Hacer de las derrotas una costumbre, pero siempre verle el lado positivo, es —sin duda— una gran desfachatez de quienes deben rendir cuentas ante el equipo más popular del país. Su grandeza no existe más, ahora ven con buenos ojos salir eliminados en repesca... Vaya, vaya. Aficionados conformistas que ven pasar los años y siempre con el mismo final de temporada: Eliminados o, en este caso, sin clasificar a la Liguilla, pero no exigen más; al contrario, les da igual.

LEER MÁS: Los motivos por los que Vucetich seguiría en Chivas

En ese mismo periodo de 34 años, América ha ganado siete títulos de Liga; Santos presume el doble de coronaciones en ese lapso, con seis; Tigres y Pumas suman cinco campeonatos de Liga cada uno; Pachuca y Rayados, cuatro. Lejos, muy lejos, está Chivas de la grandeza deportiva. Cruz Azul es un caso distinto, porque —si bien— ha ganado un solo título en 40 años y lleva 23 sin levantar la copa, por lo menos ha perdido finales, ha sido muchas veces líder y son los fantasmas del fracaso los que lo acompañan en los momentos cumbre de la temporada, pero nada que ver con lo grisáceo que han sido en Guadalajara.

Una institución que mantendrá a su entrenador y a su director deportivo; el primero, rebasado por la situación, y el segundo, quien llena de palabras vacías la agenda del equipo. El dueño, Amaury Vergara, intenta hacer de todo: Darle millones de dólares a la gerencia deportiva para comprar jugadores, contratar a un entrenador caro y con éxitos comprobados, imponer disciplina y correr a futbolistas que fueron captados en fiestas. Confía plenamente en su estructura deportiva, la que más ha fallado, la que decepciona cada seis meses.

Y están acostumbrados a no trascender, porque los que hoy manejan al equipo están muy lejanos de conseguir éxitos en la Liga MX. El último título de Víctor Manuel Vucetich en Liga fue hace 11 años, cuando alzó el trofeo con Monterrey, en 2010. El director deportivo, con América, la última vez que vio un título de Liga fue cuando lo ganaron en el Apertura 2014; es decir, poco más de siete años de abstinencia de campeonatos. Por eso, perder les da lo mismo, es parte de la rutina y —mientras no haya exigencias reales— así seguirán.

Chivas merece respeto. Tal vez, sea el momento de replantearse vender al equipo. Es claro que, por más que intenten los que hoy ahí están, no pueden con el gran paquete. Directivos y entrenadores van y vienen, jugadores van y vienen, pero los fracasos son los continuos, los dominantes en los últimos años, porque el título del Pelado Almeyda solamente tapó lo que hoy cruelmente viven en su día a día.

@gvlo2008
[email protected]

 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios