Checo Pérez y Ancer, el verdadero deporte mexicano exitoso

Gerardo Velázquez de Léon

Bienvenido este mundo del deporte, el alterno, el que hace olvidar al futbol, aunque sea por algunas horas, y que fabrica para siempre verdaderos atletas exitosos y de trascendencia mundial

La madrugada de ayer fue fenomenal. Nunca antes se había movido la información con tanta velocidad, pasión y energía como pasó, derivado del Gran Premio de Turquía. Sergio Pérez estaba en la pista, saliendo de un lugar fenomenal en la parrilla (tercero) y con grandes posibilidades de trascendencia en la carrera de Fórmula 1.

Un deporte tan costoso, tan elitista, hizo que se diera una desmañanada atípica. Esta vez, sin farolear en el paddock o en las tribunas del Autómodro Hermanos Rodríguez. Esta vez, sí fueron de verdad los aficionados, quienes vieron en la televisión cómo el querido Checo llegaba en segundo lugar del GP de Estambul.

Algo similar sucedió desde el viernes, pero en otro deporte. También de nicho y también elitista: el golf. El Turco Abraham Ancer fue líder del torneo más importante del Tour de la PGA, el Masters de Augusta.

Para quienes disfrutamos, amamos y nos apasionamos con esta disciplina, no hay momento más grande como el que se vivió al término de la segunda ronda, pero en el golf, que es el deporte más difícil, que nunca tiene las mismas condiciones climáticas y el campo puede cambiar en cuestión de horas, el liderato se puede ir, y ayer Dustin Johnson enseñó que el número uno de este deporte debía ganar ya una chaqueta verde, ese símbolo que le dan al triunfador y lo convierte en inmortal. Ancer culminó en un destacadísimo lugar 13, juzgando que fue su primer Masters.

Puedes leer: "“Quedaste marcado como un asesino”, Madre de víctima fallecida explota contra Joao Maleck"

La semana pasada, Carlos Ortiz ganó un torneo del Tour, en Houston, y se llevó la mayoría de las portadas de medios deportivos serios. Hay que magnificar que Checo es el cuarto mejor piloto en el mundo, Ancer está en el lugar 21 de la PGA, Ortiz en el 65 y Gaby López en el 50 de la LPGA. Nada mal.

Un fin de semana que, quitando las dos horas del México vs. Corea del Sur, entregó vida maravillosa en el deporte profesional, en el que hay mexicanos involucrados. Este 2020 hemos visto a Gaby López ganar un torneo de la LPGA, a Renata Zarazúa batirse en Roland Garros y, por supuesto, a los antes mencionados destacando de una manera brillante.

Antes eran los futbolistas y los boxeadores, hoy los siguen siendo, pero se les unen golfistas, pilotos y tenistas. Trabajos maravillosos que nada tienen que ver con sus estructuras federativas, porque en los autos ni pitos toca en el desarrollo de un piloto de Fórmula 1; ahí, los patrocinadores apuestan por la capacidad de profesionales como Checo Pérez.

En el golf, si Ortiz, Ancer y Gaby apostaran por lo hecho por su federación, estarían rezagados y olvidados, porque hace unas semanas no fueron ni capaces de registrarlos como opción para ganar el Premio Nacional de Deportes. Bienvenido este mundo del deporte, el alterno, el que hace olvidar al futbol, aunque sea por algunas horas, y que fabrica para siempre verdaderos atletas exitosos y de trascendencia mundial.

@gvlo2008 - [email protected]
 

 

 

Comentarios