Enturbiar la transparencia

Editorial EL UNIVERSAL

En entrevista con este diario, Blanca Lilia Ibarra Cadena, comisionada presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), destaca la importancia que tiene la entidad a su cargo de ser independiente ante el Ejecutivo u otros poderes del Estado y mantenerse fiel a su misión de transmitir información apegada a los hechos y la realidad, y para ello tiene el deber de nunca comprometer su autonomía.

Una instancia como el INAI tiene por delante mucha tarea difícil por hacer, ya que tiene que lidiar con las opacidades que áreas gubernamentales insisten en mantener, como es el caso de la reserva que por ejemplo hace la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a la información sobre el apagón de diciembre pasado, en donde se reconoció que hubo uso de documentos falsos y aunque se informó que se iba a investigar, no ha habido resultados hasta ahora.

Con el argumento de que mientras no haya un dictamen oficial no se pueden dar a conocer detalles de un expediente, la CFE se reserva información esencial relacionada con el apagón del pasado 28 de diciembre que afectó a más de 10 millones de personas en 12 estados del país y provocó pérdidas millonarias a comercios, empresas e industrias en la región central mexicana. La dependencia productora de electricidad señaló que ha dispuesto control sobre sus informes por tratarse de una investigación que se encuentra aún en proceso y porque, de no hacerlo, podría afectar su imagen ante posibles inversionistas e incluso hasta deja ver el riesgo de un estallido social si la información se usara malintencionadamente.

Queda así en entredicho la importancia que debería tener la transparencia para un gobierno que presentaba la honestidad como una de sus virtudes. La transparencia y la rendición de cuentas son herramientas indispensables para tener una administración más eficaz, que brinde confianza y cercanía a su población, y no una que haga de la opacidad su característica más notable. No basta con conferencias en las mañanas que solo dan una versión parcial del estado del país o que insistan en tener datos distintos a los que otros sectores del gobierno dan a conocer sin la supervisión presidencial.

Como afirma la entrevistada, el Inai dota de legitimidad y confianza a las instituciones en la medida que éstas transparenten su actuación. Por ello se requiere apertura y cartas sobre la mesa para que la sociedad pueda formarse un juicio por sí misma, pues intentar limitar o debilitar el acceso a la información es debilitar también la democracia.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios