Por los ríos de México ya corren aguas “industriales”, no residuales

Diego Alcalá Ponce

¿Cómo se atreven? Tal como les reclamó Greta Thunberg a los líderes mundiales por la indiferencia mostrada ante el desastre climático que estamos enfrentando, le reclamamos también a los insensibles, e inhumanos empresarios industriales y hasta autoridades coludidas con ellos, su irresponsable proceder por permitir la descarga de cuantiosos volúmenes de aguas residuales sin tratamiento en casi todos los ríos del país. Y tomando en cuenta esas descomunales descargas con todo tipo de tóxicos, que solo algunas empresas cumplen con las normas sanitarias, los ríos, por los que no hace mucho corrían “aguas cristalinas”, ahora, ya ni siquiera corren aguas residuales, sino totalmente “industriales”, es decir, tal como salen usadas de las fábricas. Esperemos que nadie se fastidie por este comentario, pero es la cruel y triste realidad.

   Amable lector: Sobre la problemática del agua, ya sea por el suministro, la administración en el servicio, la escasez, y desde luego por su contaminación, hay tanto qué decir, pero que, en vez de prestarle atención para buscar las soluciones, además de complicarse, se está volviendo indiferente, y quizá hasta tedioso y fuera de lugar. Como que no es un tema interesante cuando hay mucho que hablar de política, de la marihuana, de los espeluznantes crímenes, de los secuestros, de la corrupción, etc., como para estar al tanto de un asunto tan “trillado y aburrido” como lo es el agua contaminada. Sobre la cultura del agua, como en la de otros aspectos de nuestra vida, huelga señalar en qué situación nos encontramos.

 De ahí la importancia de estar debidamente informado sobre todo aquello que tiene que ver con el vital líquido que consumimos todos los días. Y no es que debamos ser “estudiosos” de la materia, pero, al menos estar al tanto de lo que está ocurriendo con la poca agua dulce que todavía queda disponible. ¿Acaso sabemos, por ejemplo, por qué se está duplicando el arsénico en el acuífero Lerma-Chapala y lo que está ocurriendo con los otros? Algunos dirán que no es asunto suyo y que de eso se encarga el gobierno, o simplemente no saben, o de plano no les interesa nada al respecto.
 
  Valga retomar la siguiente información para saber, o recordar por si ya lo sabe, amable lector, sobre las aguas subterráneas. La contaminación del agua subterránea, generalmente es ocasionada por los ambientes geológicos debido al contacto del agua con las rocas que forman el acuífero, y dependiendo de su composición química, -de las rocas-será el tipo de elemento químico que puede provocar la contaminación natural. Casi todos los acuíferos del país se encuentran contaminados por arsénico y flúor, lo cual causa efectos severos en la salud. Particularmente el flúor, que se encuentra en todas las aguas en concentraciones variables, pues se halla en toda la corteza terrestre y hasta en el agua del mar.

   Tanto se habla sobre la cultura del agua que todo se enfoca al buen uso, pero muy poco sobre los problemas de su contaminación y las consecuencias que tiene sabre la salud. Tampoco se toca la importancia que tiene sobre el buen funcionamiento del cuerpo humano. Así como ya sabemos, por ejemplo, que nuestro organismo está conformado por 70 billones de células altamente mortales, pero que con agua suficiente diariamente se regeneran y retardan el envejecimiento, es necesario tener presente también, por si no lo sabe, amable lector, que la sustancia gris del cerebro, donde se encuentran las facultades de sensibilidad consciente, comandos orgánicos, respuesta a estímulos, memoria, voluntad e inteligencia formada por cien mil millones de neuronas y por un número mayor de células de neuroglia, que nutren y sostienen a aquellas, está constituida por 85 por ciento de agua.

   Un ejemplo más de lo que significa la contaminación del agua y sus nefastos efectos negativos en la salud, está en esta valiosa información sobre las aguas residuales publicada en EL UNIVERSAL el 20-10-20.- La directora del Centro de Investigación y Desarrollo en Agrobiotecnología Alimentaria (CIDEA) Mayra de la Torre Martínez, alertó que con la cuantificación del virus Covid-19 en aguas residuales, se detectó que, en junio, Pachuca registró 100 mil casos de contagios del virus. Este proyecto fue puesto en marcha para conocer la incidencia del virus en las heces fecales de las aguas residuales de los municipios de Pachuca, Mineral de la Reforma, Tula, Tizayuca y Tepeapulco. Explicó que el proyecto se realizó a petición del gobernador, Omar Fayad para poder conocer el desarrollo de la enfermedad, tanto en personas que sufren de síntomas como las asintomáticas, ya que con ello se podría tener un mejor manejo de los confinamientos de la pandemia.

   Para el caso de Pachuca, que tiene alrededor de 300 mil habitantes, la aplicación de pruebas PCR, en un 100 por ciento de la población tendría un costo de 30 millones de pesos, si son a través de pruebas rápidas sería de 15 millones; sin embargo, si se hace a través del muestreo de aguas residuales, el costo sería de apenas ocho mil pesos. Hasta aquí la primera parte de esta valiosa información del CIDEA.

   La indiferencia, o la apatía por no enterarnos debidamente de todo aquello que afecta nuestra vida cotidiana, es lo que nos confronta y nos mantiene en una terrible situación de convivencia en la que cada quién actúa como le parece, aún ante situaciones adversas. Continuará…

[email protected]
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios