Al borde de la deportación

Rubiciela empezó a padecer desde que su esposo está en un Centro de Detención

Actualmente, Rubiciela vive con sus cinco hijos de 15, 12, 11 y unos gemelos de nueve años, y tiene que pagar una renta de 750 dólares. (LUIS CORTÉS)
Nación 11/11/2018 03:08 Ariadna García Actualizada 06:08
Guardando favorito...

polí[email protected]

Con cinco hijos menores estadounidenses, pero ella y su esposo, mexicanos e ilegales en Estados Unidos, Rubiciela Méndez vive la desesperanza de ver a su familia separada a consecuencia de la política antimigratoria que se vive en la Unión Americana.

En septiembre pasado su esposo, Jesús Sánchez, fue puesto a resguardo en un Centro de Detención, por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

Rubiciela es una veracruzana que creció en Cuernavaca, Morelos, y a los 19 años decidió irse a Estados Unidos para seguir los pasos de sus hermanos.

Se casó en Chicago y actualmente tiene cinco hijos nacidos en Illinois, de 15, 12, 11 y unos gemelos de nueve años, son las edades de sus menores que hoy viven en la zozobra de saber si su padre regresará a casa o será deportado a México.

Desde hace 13 años, Jesús Sánchez comenzó a tratar de regularizar su situación migratoria en Estados Unidos. Sin embargo, no lograr tener un comprobante de domicilio, lo llevó a comenzar el viacrucis migratorio.

En agosto pasado, migración le dio a su esposo 30 días para salir de Estados Unidos.

“Él compró los boletos de avión, se iba a ir con tres de los niños. Fuimos con el congresista Luis Gutiérrez a pedir ayuda, porque mi esposo no tiene récord criminal. Cuando mi esposo regresó a migración, le pidieron el pasaporte y se lo llevaron a un Centro de Detención”, dijo Rubiciela Méndez.

Previo a la detención, Jesús Sánchez buscó a una abogada que se anuncia por radio: Gina Díaz, pero no tienen más noticias de ella, no responde el teléfono y no da señales de dar seguimiento al caso.

Al consulado de México en Chicago, la familia Sánchez Méndez no acude: “Nos tratan muy mal, todo nos quieren cobrar”.

EL UNIVERSAL consultó al consulado mexicano sobre el caso de Jesús Sánchez y afirmaron que el 19 de octubre harían visita al centro Kankakees, en donde está detenido. Sin embargo, pasada la fecha, se cuestionó a Rubiciela Méndez si ello ocurrió: “Los del consulado no han ido para nada”.

Rubiciela está desesperada, tiene que pagar una renta de 750 dólares mensuales.“Si nos tenemos que regresar a México, nos regresamos todos, pero mi mamá me dice que en Veracruz está muy peligroso y de verdad que nos da miedo”, expuso.

Jesús padece en el Centro de Detención: mala comida y deterioro de la salud, y Rubiciela no tiene oportunidad de verlo porque ella también es indocumentada.

Todos los días hablan por teléfono, pero eso implica dinero.

Jesús trabajaba en una fábrica y el único apoyo que su empleador puede ofrecerle es guardar su puesto de trabajo en caso de que el mexicano regrese.

Temas Relacionados
Estados Unidos mexicanos ilegales
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios