Depresión, ansiedad y cambios abruptos en el comportamiento, son alertas de suicidio: experto

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el IMSS brinda atención integral a derechohabientes con la finalidad de otorgarles tratamiento médico, terapéutico, orientación y herramientas necesarias para que no atenten contra su vida

Depresión, ansiedad y cambios abruptos en el comportamiento, son alertas de suicidio:  experto
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL
Nación 10/09/2019 12:17 Perla Miranda Actualizada 12:34
Guardando favorito...

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) brinda atención integral a derechohabientes que han intentado suicidarse, con la finalidad de otorgarles tratamiento médico, terapéutico, orientación y herramientas necesarias para que no atenten de nuevo contra su vida.

Depresión, ansiedad, cambios abruptos en el comportamiento; cuando una persona se despide de sus seres queridos o se reconcilia tras diferencias que tuvieron por años son alertas de suicidio explicó Roberto Manuel Rosales Tristán, especialista del Hospital de Psiquiatría con Unidad de Medicina Familiar No. 10 del IMSS.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el especialista recomendó a la población estar atenta cuando una persona presente cambio de amistades, inicie a consumir sustancias nocivas, tenga comportamiento retraído o aislado, estos comportamientos deben ser valorados por un psiquiatra o psicólogo para determinar si hay riesgo de intento de suicidio.

Refirió que en Unidades de Medicina Familiar, Deportivas y Centros de Seguridad Social se forman grupos de adolescentes donde se llevan a cabo pláticas informativas y talleres de ocupación de tiempo libre, con la finalidad de promover hábitos de vida saludables que den apoyo, acompañamiento y vínculos como factores de protección en la salud mental.

Rosales Tristán señaló que cuando la persona que ha intentado suicidarse llega al IMSS, recibe una valoración en los servicios de atención médica continua o urgencias en un primer nivel o en Hospital General de Zona, donde se tratan las complicaciones médicas según el tipo de lesión, ya sea intoxicación por medicamentos, herida cortante, caída, entre otras, con los cuidados médicos pertinentes.

“Una vez estable, el paciente es valorado de manera integral por psiquiatría o psicología clínica para dar inicio al tratamiento en salud mental; cuando es posible, se involucra al núcleo familiar y personas más significativas para brindar apoyo en el afrontamiento del conflicto y del intento suicida”, detalló.

"En México, el 85% de los intentos de suicidio o aquellos que se consuman, están asociados a la presencia de algún trastorno mental", indicó el experto.

“La mayoría de los casos en México se deben a trastornos asociados a la impulsividad, seguidos por la depresión. En la impulsividad la persona piensa y toma decisiones de una forma precipitada, abrupta y sin analizar las consecuencias de sus actos, ya sea por características de personalidad, por consumo de sustancias o trastornos específicos en el control de impulsos”, resaltó.

Comentó que para ayudar a estos pacientes, el psiquiatra interviene en la detección y tratamiento de trastornos mentales en el control de impulsos, depresión, ansiedad, consumo de sustancias o trastornos de personalidad. En tanto, el psicólogo clínico interviene a través de un proceso terapéutico individualizado para el manejo de conflictos y favorecer la integración personal-familiar.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), al año se reportan 800 mil fallecimientos por suicidio, y por cada muerte en esta condición hay 25 personas que lo intentan; lo que significa que cerca de 30 millones tienen una conducta de riesgo para intentar acabar con su vida.

cev

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios