Es hora de que en el PAN se limpie la casa: Cecilia Romero

Acepta que Anaya tiene responsabilidad en derrota electoral; sostiene que la coalición Por México al Frente fue un “fracaso”
En la foto: Cecilia Romero Castillo, Presidenta de la Comisión Organizadora Electoral del CEN del PAN (AGUSTÍN SALINAS. EL UNIVERSAL)
20/08/2018
02:04
Suzzete Alcántara
-A +A

[email protected]

La presidenta de la Comisión Organizadora Electoral del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, Cecilia Romero Castillo, dice que es momento para que en el partido se limpie la casa.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la ex presidenta nacional califica como “fracaso” la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC).

La coalición, dice, desdibujó al partido y hubo errores en la campaña que los llevaron a obtener esos resultados y, aunque evita responsabilizar totalmente a Ricardo Anaya, su candidato, acepta que tiene un grado de responsabilidad.

En la elección para elegir al próximo presidente del partido garantiza imparcialidad, transparencia y democracia.

¿Qué implica ser la presidenta de la Comisión Electoral del CEN?

—Es un alto honor y una gran responsabilidad. Es un espacio y oportunidad de servir al partido y de garantizar para los panistas que todo el proceso se va a llevar a cabo con imparcialidad, transparencia y democracia.

¿Hay garantía de que habrá equidad en la contienda?

—Se va a llevar al pie de la letra; es decir, la comisión tendrá que actuar de manera absolutamente igual ante todos los contendientes y, por supuesto, deberá propiciar el mismo espacio para todos. La imparcialidad siempre es tener un piso parejo, no solamente para los contendientes, [sino] para todos los panistas que quieran opinar, sugerir, aportar o quejarse.

¿Cuál es la primera encomienda de la comisión electoral?

—Nosotros tenemos un marco estatutario a partir del cual trabajamos, que indica que el segundo semestre del año de la elección federal debe renovarse la dirigencia nacional del partido; por cierto, también la de los estados, ese es el marco.

Nosotros tenemos que instalarnos, emitir una convocatoria previamente discutida, revisada cuidadosamente, ver que quienes quieran inscribirse cumplan las firmas, deben [además] presentar 10% de los militantes del PAN, en ningún estado puede haber 5% de ese 10%, después se tendrán que validar las firmas, avalar los registros, conducir la campaña interna, organizar un debate interno y llevar a cabo la jornada electoral, que implica imprimir boletas, definir los centros de votación y conducir la jornada.

Vamos a decirlo en estos términos, somos el INE del PAN.

¿Hay temor de que la elección sea ríspida, así lo ve?

—No cabe duda de que el PAN está viviendo una situación importante, complicada y que esto evidentemente influye en el resto de los procesos.

Afortunadamente, diría yo, a partir del Consejo Ejecutivo Nacional formalizamos un mecanismo en el que se va a llevar a cabo una reflexión mucho más profunda que la que se ha hecho, tiene que ampliarse a los Comités estatales, a los panistas que no pertenecen a los órganos directivos del partido, incluso a la sociedad, expertos, para definir los problemas que nos llevaron a la derrota electoral.

Sobre todo, las causas de esos problemas que no vienen de hace seis meses ni mucho menos son causas lejanas y, sobre todo, ver la forma de solucionar cada uno de estos problemas para poder hacer ese referente de la vida nacional que Acción Nacional debe ser.

Pero este es un canal que ya se lleva a cabo y que va a permitir que la comisión se aboque a esta gran responsabilidad de conducir la elección.

En este sentido, influyendo necesariamente una cosa en la otra, sí vamos a buscar que haya un espacio de liberación, de diálogo, de política de la buena para poder sacar adelante este proceso.

¿Algunos panistas piensan que no hay imparcialidad de su parte, porque la ven cercana a Ricardo Anaya Cortés?

—Bienvenidas las voces, no importa. Yo tengo la tranquilidad de que en todos los momentos y a todas horas he expresado ante Ricardo Anaya en su calidad, en su momento de secretario general, de presidente, precandidato y candidato mi sentir respecto a las decisiones que se fueron tomando.

Segundo punto, en la campaña presidencial todos fuimos anayistas, si alguno no lo fue, pues creo que contribuyó a la derrota, por cierto; y en la de 2012 fuimos josefinistas; y en 2006, calderonistas, y en 2000, foxistas, y yo antes puedo decir que fui dieguista, maqueista y muchos más.

Al final yo soy panista, y he apoyado y criticado en todos los espacios posibles y abiertamente decisiones que se han tomado en los órganos de gobierno del partido, y de eso hay absoluta prueba en cualquier parte.

¿Hay certeza de imparcialidad?

—Hay certidumbre de que así será.

¿El padrón electoral está en condiciones de usarse?

—El padrón no garantiza que todos los panistas estemos en el padrón ni tampoco garantiza que todos los que estamos en el padrón somos panistas, esto es claro.

Desde que los partidos políticos fueron elevados a la categoría de instituciones de interés público ya no podemos cuidar la casa, ya no podemos reservarnos el derecho de admisión, al partido entra toda persona que llega y dice bajo protesta que garantiza que tiene un modo honesto de vivir, aquí está mi credencial de elector, es todo, no podemos los partidos incorporar nuevos requisitos y eso es importante decirlo.

Segundo, por las modificaciones estatutarias aprobadas por la asamblea general, independientemente de que nos hayan gustado o no, el incentivo perverso de afiliar para tener votos se ha intensificado, entonces sí es cierto que hay panistas que afilian personas para tener un respaldo a la hora de la elección y, por lo tanto, nuestro padrón no es confiable.

En lo que sí es confiable y se tiene que aceptar es que en el esfuerzo de refrendo a partir de la huella digital todos los afiliados, más no todos los panistas, ojo, tenemos la garantía de que nadie va a ir a votar en lugar de nosotros el día de la elección, esa es la garantía que nos da el padrón. Con esto nadie va a suplantar el voto y el padrón va estar a la disposición de los que se registren como candidatos.

Desgraciadamente hemos caído en el partido en que: ‘Yo tengo votos, yo valgo’, pero no traen valores, esa es una de las realidades del PAN, así es, pero en este momento la realidad es que va a haber un piso parejo para todos, es lo que se ofrecerá.

¿Qué opina de la crisis por la que atraviesa Acción Nacional?

—No es una cosa de momentos, es que se ha venido dando desde antes, la ubicación del problema hay quien lo establece en la presidencia de Ricardo Anaya, lo cual no es real, hay quien dice que desde que perdimos la elección al término de la Presidencia de Felipe Calderón, hay quien dice que desde que llegamos al poder en 2000, hay muchas ideas y formas de expresar el asunto, el punto tiene que ver, creo yo, en que Acción Nacional dejó de estar cerca de la ciudadanía.

Dejamos de hacer nuestro el sentir de la ciudadanía, en muchos casos cometimos errores a la hora de postular candidatos, de alguna manera se empezó a dar una cuestión de que al partido no se viene a dar, sino a ver cómo le hacen para llegar a hacer, un partido es causa para que los mexicanos lleguen a posiciones de decisión, y es válido, pero los modos en los que llegas a hacerlo se han decantado, además de que hace falta una capacitación de valores y un ejercicio del civismo.

¿El PAN necesita regresar a sus principios y valores?

—No creo que el tiempo pasado sea mejor, de ninguna manera, pero tampoco creo que en borrón y cuenta nueva, regresar a sus principios, más bien digo: hay que pulir sus principios, se tiene que limpiar la casa, sacarle brillo a su identidad, a partir de acciones, no de discursos, en ese sentido coincido, regresar, da la idea de que antes éramos más bonitos y no lo que el PAN es, porque ahí está, es que es una institución, punto, y no una institución alrededor de un caudillo.

¿Coincide que los grupos han mermado al instituto?

—Coincido, es natural; es lógico que en toda institución humana haya afinidades mayores con unos que con otros, que los que viven en el sur de la Ciudad [de México] tengamos más afinidades, o quienes el servicio los lleva a la gestoría, el problema es cuando eso se convierte en onda grupera y de ahí se generan caciquismos, que son los que se han apoderado en muchas ocasiones de las decisiones a través de los militantes que afilian.

Aquí el llamado es al panista, en lo individual, no importa si te afilió fulanito, tú estás en este instituto y asúmete como militante en lo individual. No importa quién te afilió, si un blanquiazul que quería ser candidato llegó y te afilió, y te dijo: ‘Yo voy a ser candidato, y te ofrezco y te doy, no importa’, el panista tiene que actuar en lo particular o que se vaya a su casa.

Hay quien busca en el PAN la oposición de cara al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ¿lo ve viable?

—Estoy segura de que el PAN puede volver a ser esa institución al servicio de México que hoy está en la oposición, y que ha sido baluarte de las mejores causas, de la familia, de la vida, de los derechos humanos, de la libertad de expresión, de los derechos humanos, el PAN tiene con qué, y estoy segura que puede serlo.

Todas estas personas que están buscando un referente tienen que recuperarlo, porque ese fue un error en la campaña, en muchos espacios no había referente panista, y se decían: ‘Yo siempre he votado por el PAN, pero ahora, ¿qué es esto?’.

¿PAN puede salir de esta crisis?

—El PAN puede salir de esta crisis y va a salir. No es fácil, yo comparto muchos de esos augurios pesimistas, pero estoy absolutamente segura de que es posible y más nos vale.

¿El Frente por México le hizo daño a Acción Nacional?

—En el análisis que estamos haciendo sí identificamos, no todos, pero algunos, que este es un elemento, el tema de la conformación del Frente. No en la teoría, en la parte histórica, en la matemática, aritmética, que se planteó como una posibilidad, en eso está bien, pero no resultó, algo nos falló en la estrategia o simplemente la gente no se vio reflejada. Sí es un elemento a analizar hacia el futuro. Mi convicción personal es que el Frente fracasó.

¿Anaya es el causante de la crisis del PAN?

—No, él como todos los demás tiene un grado de responsabilidad, mayor en cierta medida; no obstante, esto es un tema de la institución, con estos problemas que viene arrastrando, con esta problemática interna y en un entorno que de ninguna manera es el mismo que fue en 2000.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS