Basílica de Guadalupe
Cada año, EL UNIVERSAL ha documentado que la Iglesia católica y los feligreses se han centrado en pedir que México alcance la paz. Foto: LUIS ENRIQUE RAMÍREZ. EL UNIVERSAL

Feligreses piden desde hace 10 años seguridad y no ser víctimas de ilícitos

12/12/2019
03:21
Perla Miranda y Alexis Ortiz
-A +A
Creyentes oran para que disminuyan índices de violencia; el rector de la Basílica lamenta corrupción que vive México

En los últimos 10 años, los feligreses que se acercan al cerro del Tepeyac cada 12 de diciembre para festejar a la Virgen de Guadalupe piden algo en común: más seguridad, que disminuyan los índices de violencia y no ser víctimas de la delincuencia.

Cada año, EL UNIVERSAL ha documentado los festejos por la aparición de la Morenita en el ayate de San Juan Diego —desde 2009—, y las peticiones tanto de la Iglesia católica, como de los creyentes se han centrado en alcanzar un México en paz.

El 12 de diciembre de 2009, tres años después de que el expresidente Felipe Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico, desde el altar principal de la Basílica de Guadalupe, su rector, Diego Monroy Ponce, lamentó que el país viviera bajo los estragos de la violencia, la corrupción y la injusticia, y llamó a los católicos a reforzar su fe.

Hasta 2012, los católicos que visitaron a la Morenita centraron sus oraciones en los desaparecidos, en la unidad nacional como una estrategia para combatir la violencia, el narcotráfico y la inseguridad.

Al iniciar el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Iglesia y los fieles sumaron a sus oraciones acabar con la pobreza, disminuir las inequidades y “erradicar el mal de la corrupción para que México prospere”.

Sólo en 2017 los creyentes de la Virgen de Guadalupe peregrinaron hasta su templo para pedir fuerza tras los sismos del 7 y 19 de septiembre. Entonces, el rector de la Basílica, Enrique Glennie Graue, reconoció a los jóvenes que se volcaron a las calles para ayudar a los damnificados.

El 12 de diciembre de 2018, días después de que Andrés Manuel López Obrador tomó protesta como Presidente de México, la feligresía pidió que cumpliera con sus propuestas de campaña y que el país se convirtiera en un lugar seguro.

Este 2019 se perfila para ser el año con más víctimas de homicidio y feminicidio, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Este año, las cosas no fueron distintas, quienes llegaron a pie, de rodillas o en bicicleta hasta el templo mariano, además de dar gracias por un año más de vida, pidieron calles seguras y erradicar la violencia, e insistieron en la necesidad de tener acceso a la salud y a un buen trabajo para vivir una vida digna.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios