Sindicato toma palacio de gobierno de Ecatepec

Alcalde advierte que no cederá a sus “chantajes"

Sindicato toma palacio de gobierno de Ecatepec
Miembros del Suteym realizaron una protesta para exigir la firma de un convenio que beneficie a sus agremiados. ESPECIAL
Metrópoli 26/11/2019 01:44 Emilio Fernández Actualizada 01:51

Ecatepec, Méx.— Decenas de miembros del Sindicato Único de Trabajadores del Estado de México y Municipios (Suteym) realizaron una protesta frente al palacio municipal para exigir al alcalde morenista, Fernando Vilchis Contreras, la firma de un convenio que beneficie a sus agremiados.

El gobierno local rechazó otorgar prestaciones excesivas y en algunos casos ilegales, que pretende obtener el Suteym Ecatepec a través de la firma del contrato sindical.

Las cláusulas que el sindicato pretende imponer le costarían a los ciudadanos de Ecatepec más de 855 millones de pesos, dijo el edil.

Vilchis Conteras advirtió que no cederá ante “chantajes”, por lo que esos recursos que exige el síndico los destinará a la prestación de servicios y realización de obras en las comunidades del municipio.

Entre las “prestaciones” que la delegación del sindicato, encabezada por María del Carmen Flores Ramírez, busca imponer al gobierno municipal están el otorgamiento de casi 100 días de aguinaldo, pago de 49 días de prima vacacional, exensión del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), además del pago de bonos de puntualidad y asistencia, precisó el alcalde.

Exigen además que sean representantes del sindicato quienes elijan a las empresas proveedoras para la compra de uniformes, equipo de trabajo y juguetes que el gobierno les otorga como prestaciones, lo cual viola la Ley de Adquisiciones del Estado de México.

El sindicato demanda el pago de festejos, peregrinaciones y excursiones a lugares turísticos de diferentes estados de la República.

De acuerdo con el encargado de la Dirección Jurídica y Consultiva, Luis Ibarra, las nuevas prestaciones salariales que demandan los líderes locales del sindicato implicarían el uso de 635 millones de pesos, mientras que las adquisiciones que pretenden controlar unilateralmente suman otros 220 millones, para un total de 855 millones de pesos.

Vilchis Contreras comentó que al gobierno le resulta económicamente imposible cubrir las demandas sindicales, pues este año se hizo un recorte presupuestal de 650 millones de pesos por parte del gobierno del Estado de México y se espera que para el siguiente año se reciban menos participaciones federales.

“La postura del sindicato no es congruente con la política de austeridad que se está aplicando en la administración pública a nivel nacional. La gente no quiere más excesos de una esfera gubernamental dorada, todos los mexicanos votaron para poner fin a este tipo de prácticas abusivas”, expresó el edil.

 

Comentarios