Se sacuden encierro en megaofrenda

Metrópoli 03/11/2021 03:51 Salvador Corona Actualizada 08:08
Guardando favorito...

“No habíamos salido a lugares con tanta gente desde 2020”, aseguró María Gutiérrez, quien junto a su familia acudió este 2 de noviembre a la megaofrenda del Zócalo capitalino, la cual rinde homenaje a los pueblos originarios y a los 500 años de México-Tenochtitlán.

Luego de varios meses por el alza de contagios de Covid-19, la familia Gutiérrez, de Ecatepec, Estado de México, dijo que tomó todas las precauciones, iban a pasear un par de horas, comer en la calle Francisco I. Madero e ir al Bosque de Chapultepec.

“Nos gustan estas fechas para recordar a nuestros seres queridos, por fortuna no tuvimos a nadie por Covid-19, pero estas ofrendas sirven para eso, recordar a aquellos que se nos adelantaron a causa del virus”.

En un recorrido de EL UNIVERSAL por el Centro Histórico se pudieron ver aglomeraciones de personas, muchas con cubrebocas, pero la sana distancia se perdía a la espera de tomarse una fotografía en las ofrendas.

Algunos venían disfrazados de Catrinas o calaveras, los más pequeños gritaban de la emoción al ver un perro xoloitzcuintle que recorría con sus dueños los altares, así como por los monumentales alebrijes. Pese a los rayos del sol, los visitantes se detenían para admirarlos y buscar a los animales que conformaban a las criaturas.

Cerca de las 13:00 horas, la plancha del Zócalo se encontraba con filas para acceder a la megaofrenda, algunos preferían esperar, otros acudieron al espectáculo de un coro de niños.

Jesús y Alejandra, de Nezahualcóyotl, Estado de México, reconocieron que desde el anuncio del regreso de las actividades masivas querían visitar la megaofrenda, debido a que ya tienen su esquema completo de vacunación.

“No perdimos a ningún familiar por el virus, pero creo que es una buena manera de hacerles honor. Sí, ya queríamos que regresaran los desfiles, eventos masivos y otras actividades, es un hecho que siguen los contagios, pero son menores”.

Añadieron que las tradiciones mexicanas se deben conservar, particularmente el Día de Muertos, por lo que hicieron un llamado al resto de ciudadanos a que enseñen la cultura a los niños, así como a los turistas.

Leonardo e Iván, de Azcapotzalco, acudieron disfrazados como calaveras y agarrados de las manos comentaron que era para denunciar los asesinatos que han realizado a parejas del mismo sexo y que no les ha llegado la justicia a sus familias.

De acuerdo con la Secretaría de Gobierno, en los tres días que estuvo la megaofrenda 800 mil personas la visitaron.

Por la tarde, las aglomeraciones persistieron tanto en la ofrenda como en el escenario por la presencia de Son Rompe Pera, grupo de música punk.

 

Temas Relacionados
Día de Muertos zocalo El Universal
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones