Suscríbete

Por obras del nuevo aeropuerto cortarán cerro de Chiconautla

El fin es que los aviones no tengan problemas de aterrizaje, dice Rafael Hernández

Vecinos de las zonas cercanas a la obra denunciaron, desde hace varios meses, la extracción de material pétreo para realizar la construcción (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 24/04/2018 03:19 Emilio Fernández Actualizada 07:42

[email protected]

Ecatepec, Méx.— Para que los aviones que utilizarán el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no tengan problemas para despegar o aterrizar, se tendrá que cortar una parte del cerro de Chiconautla, ubicado en los límites de Ecatepec, Tecámac y Acolman, lo que ocasionará daños al entorno ecológico de la región, denunció el presidente de la Comisión de Seguimiento del Nuevo Aeropuerto, Rafael Hernández Soriano.

“Sería muy lamentable que el Grupo Aeroportuario por un cálculo mal hecho, porque primero trazaron la pista y luego vieron que había alrededor, estén pretendiendo rebanarlo. El cerro de Chiconautla juega un papel regulador del Valle [de México], no solamente por el valor histórico, sino que por su volumen juega un papel regulador del paisaje y en las cuestiones hídricas y climatológicas de la zona”, comentó.

De acuerdo con el legislador, el plan contempla rebajarle 26 metros al cerro para que no afecte el despegue de las aeronaves en la pista 3 del nuevo aeródromo, lo que originará graves daños ambientales.

El congresista del PRD fue informado por el titular de la Dirección Corporativa de Construcción Lado Tierra del Grupo Aeroportuario, Raúl González Apaolaza, que el cerro tendrá que ser reducido de volumen para que no interfiera en la operación de los aviones.

La idea fue sugerida por especialistas de Mitre, empresa estadounidense experta en temas de aviación, defensa, seguridad nacional y cibernética, dijo el legislador.

“No está fundado que tenga que rebanarse el cerro y lo que entendemos es que la capacidad de las aeronaves da para que la distancia que hay de alrededor de 10 kilómetros de las pistas sean suficientes para las maniobras del nuevo aeropuerto (...) Sería una medida extrema desmontarlo, seguramente lo que pretenden es que todo ese material sea ocupado en el aeropuerto y no que sea por un tema técnico”, expresó.

Hernández Soriano, dijo que el cerro de Chiconautla tiene además de su importancia ambiental una histórica porque cuenta con dos murales pétreos, uno de los cuales es considerado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de gran valor antropológico y el otro tendrá que ser analizado para determinar su valía.

“Si no lo cortan desde arriba se lo están acabando por abajo. Vamos a solicitar los estudios de los organismos internacionales que sustentan ese dicho”, dijo.

Desde hace varios meses de una de las áreas del cerro se extrae material pétreo para la construcción de la terminal aérea. Vecinos de las comunidades aledañas han denunciado los daños ocasionados.

Comentarios