20 | FEB | 2019

A un año, el niño Anthony se recupera de tortura y maltrato

02/07/2018
01:06
Phenélope Aldaz
-A +A
También la relación con su padre, Pascual Castro, se ha fortalecido mucho

[email protected]

Hace un año que Anthony fue rescatado de la tortura, y hoy la relación con su padre se ha fortalecido. De aquella imagen del pequeño desnutrido y encadenado, aún queda el recuerdo, aunque el semblante del menor es sin duda otro.

De acuerdo con el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de la Ciudad de México, Anthony ha aumentado su peso y talla acorde a su rango de edad. Su retraso en madurez ha mejorado, y reconoce letras, números, puede leer y empieza a escribir.

El pequeño fue rescatado el 27 de junio del año pasado, con signos de tortura, de la casa de sus tíos ubicada en la delegación Gustavo A. Madero. Desde entonces se recupera física y emocionalmente en un hogar temporal.

Desde entonces, el menor y su padre, Pascual Castro, han sostenido 16 convivencias y se ha fortalecido el vínculo familiar que no existía.

Los encuentros se han realizado en exteriores, a citas médicas o al domicilio del padre, siempre bajo el acompañamiento de sicólogos, a fin de garantizar la estabilidad emocional del menor.

El pequeño se mantiene bajo custodia del DIF, pues su padre había emigrado a Estados Unidos, tras ser deportado buscó recuperar al menor; sin embargo, la entrega le fue condicionada a que garantice su pleno desarrollo y cuidado.

Horarios. De acuerdo con el DIF capitalino, el plan de vinculación bajo el cual se encuentran Anthony y su padre contempla dos días en pernocta a la semana del niño con el padre.

La agenda de actividades contempla “horarios, acciones, tareas y responsabilidades en el hogar para una sana convivencia.”

Gamaliel Martínez Pachecho, titular del DIF local, destacó que “esta modalidad fue consultada y explicada al niño antes de iniciar el proceso.

“Se le comentaron los días y actividades a realizar para fomentar la relación con su papá y su hermano. Dijo sentirse emocionado y contento de pasar más tiempo con su papá y de seguir viviendo con la familia de acogida”, externó.

A principios del mes de junio, Pascual Castro y la familia temporal de Anthony sostuvieron un encuentro en el que compartieron sus experiencias en torno a la crianza del menor.

“El contacto fue respetuoso y responsable en torno a los cuidados del niño, tales como horarios, alimentos, actividades escolares y dinámica diaria de trabajo para brindarle al niño una estructura homogénea en este proceso de vinculación”, detalló la administración local.

Además de los avances sicológicos y físicos con el menor, desde el mes de febrero de este año, el padre ingresó a trabajar en el área de mantenimiento del DIF y estableció su domicilio con un familiar al sur de la Ciudad de México.

Pascual ha recibido 23 sesiones sicológicas, una de estas con organizaciones especialistas en el tema para promover una paternidad enfocada en las necesidades de Anthony, mejora de capacidades de crianza y regulación emocional.

El señor tiene bajo sus cuidados a su otro hijo, de quien se hace responsable de la alimentación, vestido, actividades escolares, recreativas, entre otras, desde el mes de marzo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios