Suscríbete

“Se acabaron los programas que compraban votos”

Defenderé a todos los menores sin excepción, dice; busca dar a 85% de los alumnos desayunos escolares

“Se acabaron los programas que compraban votos”
Titular del DIF Ciudad de México, Esthela Damián Peralta. Foto: LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL
Metrópoli 13/01/2019 04:01 Diana Villavicencio Actualizada 04:26
Guardando favorito...

[email protected]

En el Sistema Integral para el Desarrollo de la Familia (DIF) de la Ciudad de México se acabaron los “programitas sociales” donde se dispersaban recursos económicos, asegura su titular Esthela Damián Peralta.

Adelanta que para este año quedará cancelado el programa de despensas llamado Apoyo alimentario, porque fue utilizado para la compra de voto en la capital del país por la oposición.

“Eran clientelas políticas y no era un asunto que valía la pena mantener”, declara la ex diputada.

Afirma que la meta es cumplir con la encomienda de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, de constituir una red de centros de desarrollo infantil como parte del sistema de cuidados para menores, establecido en la Constitución local.

Justo antes de tener una reunión con todos los titulares de los Cendis de la capital del país, Damián Peralta afirma a EL UNIVERSAL que uno de sus mayores retos en el DIF será disminuir la violencia hacia los niños, niñas y adolescentes.

“En estos momentos nos encontramos en un círculo involutivo en donde la sociedad en su conjunto ha logrado transmitir un espiral de violencia que cada vez más replican nuestros niños y niñas en la Ciudad. Son asuntos que como sociedad no solamente nos deben doler, sino también nos deberían avergonzar porque algo estamos haciendo mal”, explica.

Advierte que el DIF actuará como una defensoría de los menores y que velará por todos, sin excepción: “Vamos a dejar toda la parte que corresponde a la investigación y situación jurídica a la procuraduría capitalina. Nosotros solamente tenemos que velar por sus derechos y debemos sentarnos con las autoridades que correspondan para que estemos en la defensa de sus derechos”.

Incluso adelanta que el DIF no hablará de la situación jurídica de niños involucrados en hechos delictivos para no volverse juez y parte.

Desde su oficina en alcaldía de Benito Juárez, la ex perredista prevé que un año será suficiente para revertir ese espiral que no permitía un buen resultado en la política pública.

La ex legisladora federal y local comenta que inició el censo de los beneficiarios para identificar si hay algunos que no corresponden a las reglas de operación. Se tiene una relación cercana con la población a la que se le da servicio y esto permite identificar áreas de oportunidad y problemática, precisa.

Se propone como meta que el programa de alimentos escolares llegue a 100% de las escuelas públicas de educación básica y para ello destaca que se trabajará con el Instituto Nacional de Nutrición.

Del presupuesto otorgado al DIF, 2 mil 744 millones de pesos, no se queja, pues argumenta que alcanzará para cumplir las metas.

“Pareciera que tuvimos bajas sensibles en recursos económicos, pero no es así, en realidad se van áreas específicas; por ejemplo, tenemos una beca para niños en vulnerabilidad denominado Más becas mejor educación, que traía como 350 millones de pesos, se mantiene la beca, pero como es un tema de educación se va al Fideicomiso Fidegar”, afirma.

La abogada confirma que habrá programas que crecerán porque hay una necesidad urgente de atender a la primera infancia, que va de los cero a seis años de edad, y a la infancia que es de seis a 12 años.

Recalca que se dejarán de dispersar recursos económicos, sobre todo en el capítulo 4000, que es de donde se erogan los recursos financieros para cierta cantidad de programas.

Señala que después de hacer un análisis minucioso en este sistema, se detectó que en muchas áreas de la estructura había cargos de confianza. Eran onerosos en términos de las facultades que tiene el DIF, asegura.

Pone como ejemplo que había áreas de atención a la salud, cooperativas. Incluso la dirección general tenía alrededor de 30 plazas de confianza y “esto era verdaderamente injustificado. Nosotros no necesitamos alta burocracia, sino inversión, trabajar con la gente y dar resultados”.

“Todos los programas sociales son relevantes, pero no se podía tener una dirección ejecutiva con alrededor de 30 o 40 plazas de confianza sólo para atender un programa”, dice.

Esthela Damián explica que con el programa de desayunos escolares se pretende llegar a 85% del total de alumnos de preescolar y primaria.

Expone que es mamá de tres hijos y su principal objetivo es privilegiar la atención a los menores de edad.

“La jefa de Gobierno está pidiendo resultados rápidos ante la expectativa que se generó en la capital a que primero sea Morena quien gobierne; segundo, que sea una mujer y tercero es que hay una oportunidad importante para demostrar que no se equivocó la gente”, de ahí que Sheinbaum Pardo, subraya, está muy vigilante de que los que estamos en su gabinete demos los mejores resultados.

Guardando favorito...

Comentarios

 
Recomendamos