Cancelan licitación para comprar filtros

Los aditamentos servirían para reducir las emisiones del transporte público
Cancelan licitación para comprar filtros
Las unidades de doble piso que circulan en Paseo de la Reforma son las únicas que cuentan con esta tecnología proambiental de fábrica. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
30/06/2018
01:27
Sandra Hernández
-A +A

[email protected]

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) canceló una licitación para la compra de filtros que ayudarán a reducir más de 90% las emisiones contaminantes en el transporte público de la Ciudad de México.

El miércoles pasado, la dependencia publicó una Licitación Pública Nacional con número LPN-35-2018 para la realización de un proyecto de reducción de emisiones de partículas contaminantes PM2.5 en el transporte de la Ciudad; sin embargo, un día después la dependencia dejó sin efectos dicha publicación.

Este proyecto piloto consta de la instalación de un filtro en al menos 80 unidades del Sistema M1 y Metrobús modelo Euro III. La directora de Gestión de Calidad del Aire, Beatriz Cárdenas, comentó que se trata de “mejorar la tecnología” de emisión de contaminantes de estos autobuses.

“Lo que vamos a seleccionar es aquellos vehículos que tienen la factibilidad por tecnología y mantenimiento. Literalmente, le pones este filtro, en inglés retrofit, porque te enfocas en una tecnología anterior que la estás poniendo al día.

“Si tengo un vehículo Euro V o Euro IV que tenga este filtro, y tengo otro Euro VI, las emisiones contaminantes será casi iguales. Esto realmente puede reducir muchísimo las emisiones de unidades a diésel”.

Las unidades más modernas son las que circulan por la Línea 7 del Metrobús en Paseo de la Reforma.

Estos autobuses de doble piso son modelo Euro VI y tienen instalado —desde fábrica— este filtro.

En caso de realizar este proyecto, el presupuesto provendría del Fondo Ambiental de la Megalópolis. La directora se reservó la cantidad a destinar pues al momento de la entrevista la licitación ya era pública.

Efectos en la salud. Se considera que las partículas 2.5 o PM2.5 son uno de los contaminantes más peligrosos para el ser humano.

A diferencia del ozono, cuyos efectos se notan en el picor de los ojos, los de las partículas se manifiestan a futuro.

El riesgo es menor a medida que se reduce el tamaño de la partícula, y el incremento en la concentración está relacionado con enfermedades respiratorias, cardiovasculares y un incremento en el riesgo de mortalidad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS