SSP vuelve a rechazar omisiones en asesinato de periodista en Veracruz

La dependencia estatal justificó que el crimen ocurrió en un lugar distinto al domicilio del comunicador, donde la Fiscalía General había ordenado medidas de protección

La dependencia estatal justificó que el crimen ocurrió en un lugar distinto al domicilio del comunicador, donde la Fiscalia General había ordenado medidas de protección
Foto: Especial
Estados 06/08/2019 20:09 Actualizada 20:10
Guardando favorito...

La Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz rechazó omisiones en las medidas de protección del periodista Jorge Celestino Ruiz Vázquez, asesinado el viernes pasado.

En un comunicado oficial, acompañado por diversos documentos, la dependencia justificó que el crimen ocurrió en un lugar distinto al domicilio del comunicador, donde la Fiscalia General había ordenado medidas de protección.

La SSP afirmó que las medidas ordenadas para proteger al corresponsal del diario El Gráfico de Xalapa se cumplimentaron de acuerdo con los requerimientos establecidos en los oficios 384/2018 y 182/2019 emitidos por dicho organismo autónomo. 

Indicó que en los documentos se especificó  brindar protección y auxilio mediante la asignación de elementos policiacos en rondines periódicos  al domicilio del comunicador ubicado en #5 de la calle Independencia, colonia Centro en Actopan.

"Lamentablemente el cobarde homicidio perpetrado contra el comunicador se cometió en el poblado La Bocanita, dirección distinta a la solicitada por la autoridad competente", justificó el gobierno estatal.

La Secretaría señaló que a pesar que la Fiscalía General del Estado erróneamente o con algún fin no agregara dicha ubicación, en sus posibilidades se brindó vigilancia mediante recorridos alternos en el lugar de residencia del comunicador.

De paso dieron a conocer supuestos delitos en agravio del periodista por parte de alcalde de Actopan y el director de Obras Públicas del mismo Ayuntamiento.

Periodistas exigen esclarecer crimen de Jorge Celestino Ruiz Vázquez

Periodistas, editores, fotógrafos y camarógrafos de Veracruz exigieron el esclarecimiento de los hechos donde fue asesinado su compañero Jorge Celestino Ruiz Vázquez. 

"Los números, como los de expedientes anquilosados, llenos de moho, arrinconados junto a las alimañas que los roen, se olvidan; los nombres y los rostros y el trabajo hecho por nuestros colegas y por quienes firmamos No", expresaron. 

En una carta abierta dirigida al presidente, Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Cuitláhuac García Jiménez, entre otros funcionarios, lamentaron el crimen del comunicador  quien había requerido formalmente el apoyo oficial ante amenazas recibidas y murió –evidentemente- sin haber obtenido la adecuada respuesta.

"Nuestra absoluta indignación por el asesinato del compañero Jorge Celestino Ruiz Vázquez, corresponsal del periódico Gráfico de Xalapa en el municipio de Actopan", expresaron. 

Y se negaron a inscribir el suceso en una numeralia que rebasa los veinticinco asesinatos de periodistas en Veracruz durante los últimos doce años bajo el desfile de cinco gobernadores sin que la impunidad se frene, ni la justicia se imponga "y sobre todo la sangre repleta de tinta, imágenes y sonidos honestos se detenga" .

Afirmaron que Jorge Celestino Ruiz Vázquez no es un número, así como ninguno de los compañeros y compañeras asesinados. 

"Todos, son y eran periodistas porque viven y laten aun el contexto de una sociedad cuyo tejido social luce evidentemente roto", dijeron. 

Manifestaron la necesidad de recordar el nombre Jorge Celestino Ruiz Vázquez para ponerlo frente a sus ojos, a un lado de sus oídos, en conciencias y frente al rostro colectivo de una sociedad atemorizada, secuestrada por el crimen organizado, indefensa y también pasmada y paralizada.

"Toda la fuerza del Estado para frenar, en tiempo y forma, la descomposición social de que somos víctimas en Veracruz y que se refleja –entre otros aspectos- en el ataque a la Libertad de Expresión, estructura fundamental de la democracia", demandaron. 

Y advirtieron que un Estado que no protege a sus periodistas, que agrede a sus periodistas, no es un Estado, sino un grupo de poder incrustado en un árbol dedicado a ejercer moral desde un árbol que da moras.

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios