Pedalear por justicia y derechos para los ciclistas

Tras la muerte de Gabriela Soto, su hermana y activistas promueven los derechos y la seguridad de este sector; es urgente que exista una ley nacional de movilidad, señalan

Pedalear por justicia y derechos para los ciclistas
El grupo Gaby Bici Blanca está integrado por cerca de 20 ciclistas, quienes brindan apoyo legal y terapéutico a otras personas que son víctimas colaterales de accidentes viales. Fotos: Cortesía.
Estados 22/07/2021 02:48 Christian Jiménez/Corresponsal Actualizada 02:50
Guardando favorito...

Esther Soto ha reunido las fuerzas suficientes para exigir justicia por la muerte de su hermana Gaby, quien fue atropellada por un autobús de la línea Zaachila Yoo el 18 de diciembre de 2020, en Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca.

La muerte de Gabriela Soto, de 39 años, motivó la creación de la organización Gaby Bici Blanca, que busca evitar más víctimas por accidentes. De acuerdo con Esther, el grupo surgió cuando algunos ciclistas se reunieron para colocar una bicicleta blanca en memoria de su hermana.

La idea fue de ella y uno de sus tíos, narra; hasta hoy, más de una veintena de personas se han sumado al colectivo.

El grupo tiene presencia en redes sociales y está integrado por ciclistas, quienes también brindan apoyo legal y terapéutico a otras personas que son víctimas colaterales de accidentes viales, como una forma de contribuir a que se alcance justicia.

Según relata Esther, tras la muerte de su hermana, activistas por la movilidad de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey la contactaron para brindarle apoyo, justo cuando ella inició el proceso legal en contra del conductor señalado como responsable, así como contra la empresa de transporte.

“Me di cuenta de que en Oaxaca lo que han hecho otros colectivos no se ha visibilizado. Lo que estamos promoviendo a través de Gaby Bici Blanca no es sólo el uso de la bicicleta, sino los derechos y la seguridad de los ciclistas, pues todos tenemos a alguien que nos espera en casa”, subraya la mujer.

En su ir y venir ante las autoridades, la activista notó que los accidentes viales están normalizados, pero las víctimas colaterales pasan por procesos difíciles.

Esther recuerda el comienzo de su lucha, cuando solicitaron a la empresa de transporte que entregaran al conductor que presuntamente atropelló a Gaby: en la primer audiencia, el 2 de marzo pasado, el conductor salió para “ir al baño” y ya no volvió.

El 8 de marzo, el hombre fue citado nuevamente a audiencia, en la que el juez determinó librar una orden de aprehensión para evitar otra fuga. Después, en una audiencia intermedia, le dictaron prisión preventiva.

Hoy, la familia espera fecha para la segunda audiencia, en la que confían que se dicte la sentencia correspondiente.

La Secretaría de Movilidad (Semovi) se comprometió a retirar la licencia al conductor, pero no ha llevado a cabo ninguna acción contra la empresa Zaachila Yoo, pese a que ésta no cumple con las medidas de seguridad mínimas que establece el Reglamento de Tránsito y permite que los choferes manejen a alta velocidad y con música a todo volumen.

El colectivo ha planteado ante la Semovi la necesidad de capacitar constantemente a los conductores de transporte.

El 13 de junio entregaron un documento en el que piden, entre otras cosas, el retiro de la concesión de transporte a la empresa Zaachila Yoo, pues con una unidad de esa compañía fue con la que el conductor presuntamente atropelló a Gaby.

Gaby Bici Blanca, que forma parte de la coalición Movilidad Segura, exige al Congreso de la Unión que se apruebe una Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, con el fin de prevenir siniestros de tránsito y, con ello, más muertes de peatones o ciclistas.

No obstante, el pasado 17 de junio venció el plazo para su aprobación en el pleno.

De acuerdo con la coalición, en México mueren 44 personas al día por accidentes viales; además, mil 238 peatones y 22 ciclistas han fallecido en el país en lo que va del año.

En Oaxaca, según la organización, durante el primer semestre de 2021 van 15 peatones y tres ciclistas muertos en accidentes; dos de ellos fallecieron el 14 de julio, tras ser arrollados por una camioneta que se saltó un filtro sanitario en Mitla.

Tras la pérdida de Gaby, Esther asumió la tarea de rodar al frente del colectivo con los conocimientos que le transmitió su hermana, quien llevaba 10 años viajando en bicicleta: “Ella lo veía como un medio de trabajo, transporte y esparcimiento, para mí, que me subí desde el 31 de marzo, es un medio de activismo porque no queremos que ningún ciclista más muera”, reitera la joven.

 

Guardando favorito...

Noticias según tus intereses

Comentarios