24 | ABR | 2019
Órganos, en peligro de desaparecer
Uno de los instrumentos restaurados se encuentra en el templo de San Matías Jalatlaco; 61 están en diferentes estados de conservación. Foto: EDWIN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL

Órganos, en peligro de desaparecer

24/02/2019
05:41
Lizbeth Flores/Corresponsal
-A +A
De 72 instrumentos que hay en templos del estado, sólo 11 funcionan: especialista

[email protected]

Oaxaca.—Aunque Oaxaca destaca en el país por poseer órganos históricos del siglo XVIII o más antiguos, en la entidad sólo funciona un 15%  de los 72 instrumentos que aún existen en los templos católicos del estado.

Sólo son  11 instrumentos antiguos que han sido restaurados en Oaxaca y    aún son utilizados, mientras que 61 más están en diferentes estados de conservación y de  ellos unos siete se destruyeron  totalmente, de acuerdo con la directora del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (Iohio), Cecilia Winter.

“Algunos están completos, pero no se han restaurado, están en pueblos muy retirados, y otros no tienen caja ni tubos. Hay unos siete que están en pedazos, nosotros podemos imaginar cómo eran;  a veces se encuentran en un montón de basura a fuera de las iglesias, en los desperdicios”, detalla.

img_4864.jpg

Pese a que para Oaxaca representan un tesoro histórico, la restauración de estos instrumentos antiguos es lejana ante la falta de presupuesto para este trabajo.

“Es muy complicado porque cuesta mucho dinero una restauración, estamos hablando de millones de pesos”, explica  Winter, y agrega que la situación se complica porque para una reparación se requiere del apoyo de la comunidad, pero en la mayoría de los casos hay otras necesidades, como de salud y educación que están primero.

Una restauración, explica Winter,  requiere de unos  4 millones de pesos y adicional a ello se necesitan otros recursos para mantener el funcionamiento del órgano.

“Un órgano no es estático, es dinámico y se termina su restauración y empieza un trabajo. ¡Hay que tocarlo!”, asevera la también pianista, originaria de Estados Unidos, quien llegó a Oaxaca en el año 1972.

Los 72 instrumentos que han prevalecido a pesar del paso de tiempo y los desastres naturales son parte de los cientos de órganos que existieron en cada templo de Oaxaca, pero que han desaparecido; sin embargo, este patrimonio que todavía continúa peligra ante el desconocimiento de las poblaciones para conservarlo.

img_4862.jpg

Labor de rescate

La directora del Iohio describe que  para una comunidad “es un gran orgullo  contar con un órgano, pero a veces  están interesados [sus habitantes] y a veces no”. Destaca que  con el interés de preservar este patrimonio, desde 1990 a 2016, algunas  fundaciones y comunidades han rescatado una decena de órganos históricos del estado, los cuales están actualmente en funcionamiento y, en ocasiones, han sido usados para ofrecer conciertos de música regional oaxaqueña y no sólo para la liturgia. 

Los órganos rescatados actualmente se albergan en los templos de San Jerónimo Tlacochahuaya, San Andrés Zautla, Santa María de la Natividad Tamazulapam, La Catedral, Santo Domingo Yanhuitlán, Santa María de la Asunción Tlaxiaco, San Pedro Zapotitlán Lagunas, Santa María de la Asunción Tlacolula, San Matías Jalatlaco y   la basílica de La Soledad.

img_4863.jpg

En ésta última se encuentra el órgano  más antiguo de Oaxaca, el cual fue construido en el año 1686 y restaurado en el periodo de  1998 al 2000.

Un 40%  de los órganos oaxaqueños son del siglo XVIII, mientras que en otras entidades del país la gran mayoría son del siglo XIX, según datos del Iohio. 

Los  instrumentos que se ubican en el estado de Oaxaca en su mayoría fueron construidos en el estado, pero  no por  manos de oaxaqueños, y otros como del siglo XIX fueron hechos en Puebla, de acuerdo con el  instituto.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios