19 | MAR | 2019
Dibujo de la candidata a la gubernatura de Veracruz, July Sheridan
July Sheridan, abanderada de Nueva Alianza a la gubernatura de la entidad, escapó de su casa y se fue a vivir a la CDMX.

En Morena no te dejan trabajar: July Sheridan

12/06/2018
04:32
Edgar Ávila / Corresponsal
-A +A
July Sheridan fue bailarina, actriz de Televisa, deportista y ahora busca carrera en la política

[email protected]

Xalapa, Ver.- Cuando tenía nueve años, July Sheridan, una niña inquieta que gustaba de trepar árboles y practicar patines, natación, basquetbol, boliche, karate y squash, sufrió uno de los peores reveses de su vida: su mamá abandonó el hogar y dejó a su esposo Tiberio González Rueda con sus nueve hijos.

A los 16 años fue difícil enterarse que su padre tenía un nuevo amor. La actual abanderada de Nueva Alianza a la gubernatura de la entidad escapó de su casa y se fue a vivir a la Ciudad de México, donde fue admitida en el Centro de Capacitación de Televisa.

También fue aceptada en la Asociación Nacional de Actores, donde Miltón Gio la llevó a su prestigiado ballet.

“A mí me gustaba mucho la danza, la actuación y entré con el pie derecho”, recuerda. Cerca de una década su casa fue Siempre en Domingo, además participó en Estrella de los 80, Juguemos a Cantar y realizó giras al lado del equipo de los cantantes Luis Miguel, Lucerito y Yuri.

“Bailar y actuar en esos programas era puro play back”, dice con una sonrisa de niña picara que recuerda sus andanzas en ese mundo. Incluso audicionó para las telenovelas de la época Amalia Batista y La Fiera. “Quedé en La Fiera pero ya no pude regresar”, señala.

En septiembre de 1985, mientras visitaba a su familia en Minatitlán, el terremoto del 19 de septiembre destruyó gran parte de la Ciudad de México, su casa Televisa y su departamento. Jamás regresó.

Con la ayuda de su padre, un vendedor de seguros, July abrió espacios para hacer deporte y se consolidó como una figura ciudadana dentro de la región. Fue en su megagimnasio que enviados de Morena fueron a ofrecerle una candidatura para una diputación federal.

“Les dije: ‘Yo no quiero saber nada de política, perdón, pero a mí no me interesa. Incluso les decía que Andrés Manuel estaba loco, así de plano”, afirma la aspirante.

Sin embargo, en 2016 la convencieron. Hoy se arrepiente de haber pertenecido a aquel partido: “Estuve muy equivocada en el partido en el que estuve”, asegura.

En Morena, dice, jamás la dejaron gestionar recursos para su distrito, le ordenaban a quién atacar y le quitaban la mitad de su salario supuestamente para universidades que no existen. Ahora porta orgullosa la camiseta del Partido Nueva Alianza.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios