19 | DIC | 2018
Delfina declara que cuando hay agua, sale lodosa, por lo que ya optó por visitar a parientes para pedirles el insumo y poder bañarse. Foto: FRANCISCO RODRÍGUEZ. EL UNIVERSAL

En Coahuila, viven un “infierno” por el calor y sin agua

01/06/2018
02:27
Francisco Rodríguez / Corresponsal
-A +A
Delfina declara que tienen que pedir a los bomberos pipas: “estamos rogándoles”

Torreón.— Delfina Camarillo tiene 63 años y hace años que no sentía un calor como el que hoy se vive en Torreón, afirma. Es mediodía, el termómetro marca los 40 grados a la sombra, y Delfina tiene que aguantarlo sin agua en su casa.

Desde hace tres semanas Delfina y los vecinos de la colonia Nueva Rosita, al poniente de la ciudad, no tienen agua: “Estamos allá arriba como las lagartijas, echadas soportando el calor”, cuenta.

Torreón ha sido esta semana una de las ciudades más calientes del país, al alcanzar 44 grados centígrados, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Este jueves, la temperatura máxima programada fue de 44 grados.

“Un infierno”, dice Delfina, mientras espera afuera de su hogar a que llegue la pipa de agua. A lado de ella hay unos botes y vasijas para que las rellenen de agua.

La mujer denuncia que es un calvario solicitar al municipio pipas de agua, puesto que esos servicios están amañados para la gente de los partidos políticos. “Uno tiene que ir con los bomberos a pedirles. Estamos rogándoles”, comenta.

En su casa, cuando hay agua, sale lodosa, por lo que ya optó por visitar a parientes para pedirles agua y poder bañarse. Para cocinar y lavar, ni pensarlo porque el agua está muy sucia. “Parece agua del río”, se queja. “Los piperos llegan y dicen: ‘Deje que se asiente y ya sale limpia’”.

Delfina explica que el calor ha provocado peleas entre vecinos por acaparar el agua de las pipas. “Llegan a ciertas áreas y la gente se enciende, porque dicen que tienen que ser del PAN o del PRI para que les den agua”.

En las noches, detalla, como no tiene aire acondicionado, duerme casi pegada a la ventana para recibir aunque sea una ventisca. “El aire de los ventiladores sale caliente, está imposible”, asegura. Resalta que en esta ciudad, más en estos días de temperaturas altas, la refrigeración no es un lujo sino una necesidad.

Elizabeth Rodríguez, de 43 años, vecina de Delfina, sale a preguntarle si ya pasó la pipa. La respuesta en negativa, deben seguir esperando. Mientras, Elizabeth platica que se levanta a las cinco de la mañana para tratar de agarrar poquita agua, “pero sale puro aire o tierra”, comenta.

Afirma que con el calor que se ha vivido en los últimos días, ni la comida aguanta en los refrigeradores. “La comida hierve, apenas la sacas y se echa a perder. No enfrían mucho, no es suficiente”, lamenta.

Asimismo, explica que el fuerte calor de Torreón agobia a los niños. Ella tiene un hijo y tan sólo de caminar a la salida de la escuela, el muchacho llega agobiado. “A las siete todavía quema el sol. Se siente muy feo, arde en la piel. Los niños están cansados”.El alcalde Jorge Zermeño reconoce la problemática y precisa que en estos días se han enviado hasta 50 pipas para tratar de mitigar el desabasto y el calor.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios