Casas de Adobe, solución tras sismo en Istmo de Tehuantepec

Afectadas por los sismos de 2017 usan arcilla, zacate, aserrín y otros elementos
Integrantes de Yoó Béñe contemplan que las casas de adobe llevarán mil 800 piezas, las cuales formarán tres cuartos, con un costo de 70 mil pesos (ROSELIA CHACA. EL UNIVERSAL)
30/01/2018
04:15
Roselia Chaca / Corresponsal
Asunción Ixtaltepec.
-A +A

Nayma, Isabel, Chayo y Francisca son algunas de las 17 zapotecas que forman parte del proyecto de reconstrucción de casas tradicionales Yoó Béñe “Casa de adobe”, a través del tequio en Asunción Ixtaltepec, la tercera población con más daños en viviendas por los sismos del 7 y 23 de septiembre de 2017.
adobe1.jpg

Naymar Antonio Ortiz, de 60 años, ladrillera desde hace 22, es quien coordina. Comenzó a enseñarles cómo elaborar bloques de adobe con tierra arcillosa, combinar el barro con zacate, excremento de caballo, aserrín y cascara de café para lograr resistencia. Es una ladrillera que no tiene su propia tierra para trabajar, así que renta el espacio. Después del terremoto, como todos los ladrilleros de la zona, perdió su horno, su casa y se quedó sin empleo. Fue una de las 200 ancianas beneficiarias de los evangélicos menonitas del norte que donaron casas de lámina en Ixtaltepec, pero también es de las artesanas que se quedaron fuera de los apoyos.
adobe4.jpg

“Como sé elaborar ladrillos les enseñé a los demás, para que cada uno haga sus propios adobes para sus casas. Es un asunto de ayudarse entre todos si queremos levantarnos, porque si esperamos que el gobierno lo haga, eso no va a suceder”, detalló.

El proyecto está en prueba, buscando los mejores resultados en los adobes con los materiales que tienen en el entorno bajo la supervisión técnica de la agrupación REDES , además de que Naymar capacita a los 40 damnificados de la población que integran el proyecto de reconstrucción.
adobe2.jpg

Brenda Martínez, arquitecta residente de REDES, explicó que se busca crear adobes con secado al sol y viento, resistentes a los temblores.

La vivienda es clasificada como “Vivienda Progresiva”, lo que significa que conforme crezcan las necesidades de la familia va aumentado la casa en dimensiones. Para comenzar se contempla que la casa de adobe llevará mil 800 piezas, las cuales formarán tres módulos (cuartos) teniendo un costo de 70 mil pesos.
adobe3.jpg

“Cada familia construye su casa con el apoyo de las demás. Cada una invierte en sus materiales y la mano de obra es de todos, se aplica el tequio, mientras REDES otorga el asesoramiento técnico y dará seguimiento”, detalló. Roldan Figueroa, coordinador del proyecto, consideró que lo más importante es el rescate del tequio.

Mantente al día con el boletín de El Universal