Blades celebra y canta con amigos

El panameño evocó a las figuras con quienes ha convivido durante su trayectoria

Rubén Blades
Rubén se tomó tiempo para compartir anécdotas antes de cada tema. Foto: LUIS CORTÉS. EL UNIVERSAL
Espectáculos 22/11/2019 00:23 Araceli García Actualizada 00:32

Mientras llena el escenario con música de salsa e historias que han marcado su vida, Rubén Blades es bien cobijado por sus músicos y los amigos que ya no están en el plano terrenal pero que él recuerda.

A lo largo de su show, escritores como Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes y músicos como Héctor Lavoe y Willie Colón cobrarán vida gracias a sus anécdotas. También habrá espacio para los mexicanos Juan Gabriel y José José.

El músico llegó la noche del miércoles al Auditorio Nacional para dar un concierto junto a la Orquesta de Roberto Delgado. Ante 8 mil 100 personas, de traje oscuro y su clásico sombrero, se apropió del lugar.

“He pasado unos días excelentes acá, estuve en Tepito en una escuela y la primera pregunta que me hicieron fue una niña de ocho años y me preguntó qué sentía cuando canto y dije ‘lo primero que siento es alivio cuando me sale la voz’”, bromeó.

“Le dije ‘yo canto canciones que he escrito; en su mayoría describen la realidad que yo viví en Panamá y esta canción es una de ellas’”, dijo antes de cantar “Pablo Pueblo”.

Con su caminar tranquilo pero voz potente Blades se tomó tiempo para compartir alguna anécdota antes de cada tema, por ejemplo, con Gabriel García Márquez.

“La discusión de si la salsa puede ser literatura viene desde hace mucho tiempo, a Bob Dylan le dieron el Nobel y casi se muere la gente; bueno, le dije a Gabo un día 'sabes qué, yo voy a escribir un cuento corto y le voy a poner música y nadie se va a dar cuenta’”, dijo antes de “Ojos de perro azul”, inspirada en Márquez.

“La próxima vez que alguien les diga que la literatura no puede ser salsa díganle que escuche ‘Ojos de perro azul’”, comentó.

El cantante también recordó a grandes de la salsa como Willie Colón y Héctor Lavoe y bromeó cuando casi tropieza con un cable recordando la caída que tuvo Juan Gabriel en un presentación. Además en una de sus canciones en las pantallas del Auditorio Nacional se vio el rostro y nombre de José José.

Haciendo gala de virtuosismo junto a sus músicos interpretó temas como “Amor y control”, de los más coreados de la noche.

A pesar de los problemas de audio que se registraron en un par de ocasiones, el panameño se entregó no sólo al público que bailaba desde sus asientos o en los pasillos del recinto, sino que también se permitió un poco de jazz y swing con los temas “What happened” y “The way you look tonight”. Después de más de dos horas de concierto, el músico se despidió sin dejar de interpretar canciones clásicas como “El cantante” y “Pedro navaja”.

Comentarios