Ponen al Auditorio a bailar cumbia

Los Ángeles Azules se presentaron el jueves en el coloso de Reforma ante 10 mil asistentes
Ilustración: Castreño
27/01/2018
00:06
Janet Mérida
-A +A

[email protected]

¿No vas a bailar? Pregunta una mujer moviéndose de un lado a otro en uno de los extremos del Auditorio Nacional.

Abajo, los Ángeles Azules, acompañados de la orquesta sinfónica, se mueven también de un lado a otro con sus instrumentos, provocando que cualquier pedacito de suelo sea pista de baile para los asistentes, chicos y grandes, que esa noche disfrutan de sus canciones. La muchacha responde que no pero el baile continúa y quienes no sacan brillo al piso toman fotos o videos.

¡De Iztapalapa para el mundo!, gritan arriba del escenario y mandan saludos a las muchachas solteras, a los hombres trabajadores, a los niños y a los que cumplen años, creando de pronto la sensación de estar en una fiesta familiar. A todos los cumpleañeros, por ejemplo, dedicaron “20 rosas”.

Desde hace tiempo Los Ángeles Azules iniciaron un nuevo aire reinventando sus canciones con la voz de artistas pop, a los que invitaron al Auditorio este jueves.

Yahir, interpretó “Entrega de amor” no una sino dos veces a petición del público, como varias de las canciones populares que esta noche sonaron dos veces.

Suena “La cumbia del infinito”, “Mi niña mujer”, “Carmen” y “Las maravillas de la vida” sin que el ánimo baje.

En la recta final, los Ángeles llamaron al escenario a Jay de la Cueva, gran amigo suyo y con quien cantaron el tema más esperado de la noche: “17 años”.

Los asistentes —como toda la noche— se sumaron a los coros repitiendo el “es callada, inocente tiene la mirada” y por supuesto la parte de “Que si ese es el amor, que si ese es el amor”, desatando luego una ola de aplausos que los Ángeles agradecieron.

La agrupación realizó un segundo concierto en el Auditorio luego de su sold out del 16 de noviembre pasado.

Continuando con su gira, se presentarán en el próximo festival Coachella en abril.

Mientras tanto, dieron un concierto más con su música que ha conquistado a jóvenes y no tan jóvenes, como ya lo comprobaron en su participación en festivales como el Vive Latino, donde miles de adolescentes corrieron a escucharlos en medio de carteles con propuestas nacionales e internacionales.

El concierto de los de Iztapalapa terminó cerca de las 23:00 horas, con una asistencia que no dejaba de aplaudir de pie.

Mantente al día con el boletín de El Universal