Acrobuffos asombra con la magia del aire en el Festival Internacional Cervantino

El espectáculo Air Play hace volar telas, sombrillas y globos, que provocan efectos de esculturas en movimiento
pareja neoyorkina conformada por Seth Bloom y Christina Gelsone
Pareja neoyorkina conformada por Seth Bloom y Christina Gelsone (Foto: Captura de pantalla)
28/10/2018
16:17
Elda Lastra
-A +A

Esculturas en movimiento o cuadros surrealistas que cobran vida con telas, globos y sombrillas voladoras es la propuesta artística de Air Play, que la compañía Acrobuffos presentó este viernes y sábado en el Auditorio del Estado, en el último fin de semana del Festival Internacional Cervantino.

En la obra creada e interpretada por la pareja neoyorkina conformada por Seth Bloom y Christina Gelsone, los objetos flotan gracias a una serie de ventiladores colocados en círculo, seis más a los extremos del escenario (tres de cada lado) y uno pequeño y portátil, espectáculo aderezado por la comedia, música ecléctica y la participación del público.

Los objetos que principalmente vuelan en el escenario son globos rojos y amarillos de distintos tamaños, que van apareciendo conforme el dúo juega con ellos. En una de las escenas, cada uno se introduce en un globo gigante y rebotan produciendo gestos y caras graciosas, que arrancan carcajadas en el público.

Con el ventilador portátil, jugaban entre el público de las butacas a no dejar caer un pequeño globo y hacían participar a la gente. Con globos llenos de helio, jugaban como si fueran notas de piano y a no dejar que se fueran al techo del Auditorio del Estado o a que no tocaran el suelo.

Los momentos que más asombraron a la audiencia, conformada por adultos, niños e incluso bebés, fueron cuando se formaban distintas figuras en el aire con telas voladoras y lo que parecía la caída de nieve que también flotaba en el escenario con pequeños copos de unicel.

El efecto cumbre llegó cuando el dúo soltó brillantina dorada al aire, que con los ventiladores y la luz generaron destellos que provocaron un éxtasis visual y la ovación del público.

Bloom y Gelsone se inspiraron en las pinturas del español surrealista Joan Miró para crear este espectáculo; con las esculturas que las telas formaban en el aire gracias al diseño del escultor Daniel Wurtzel (que ha construido piezas para Cirque du Soleil y los Juegos Olímpicos de Sochi 2014) y bajo la dirección de West Hyler (quien dirigió al Cirque du Soleil en Broadway).

vcr

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal