El mundo según Facebook

Irene Levy

El que presta el servicio de conectividad no es Facebook sino el operador móvil de cada país con el que tiene el acuerdo, quien a través de una aplicación brinda acceso gratuito a ciertos sitios web

¿Qué pensaría usted si un gobierno ofreciera acceso a Internet a su población de manera gratuita, pero únicamente para entrar a los sitios que él decida incluir en la plataforma? ¿O si regalara el servicio de televisión restringida pero sólo permitiera transmitir ciertos canales? Orwelliano, ¿no? ¿Y si esto mismo lo hiciera una empresa en lugar de un gobierno?

¿QUÉ ES FREE BASICS? En agosto de 2013, Facebook, lanzó un proyecto que denominó “internet.org<http://internet.org>” que, en asociación con proveedores de Internet, da acceso gratuito una selección de sitios web –determinados por Facebook- a través de una aplicación móvil. Actualmente tiene presencia en 37 países: 19 en África, 12 en Asia-Pacífico y 6 en Latinoamérica, entre ellos México. En septiembre de 2015, Facebook cambió el nombre del proyecto a “Free Basics” como consecuencia de las serias críticas que recibió dado que se trata de un servicio limitado que no puede ser equiparado a lo que hoy conocemos como Internet, vaya, no es Internet, ni .org, el nombre es engañoso.

¿CÓMO FUNCIONA? Facebook se asocia en cada país con uno o más operadores de servicios móviles, por ejemplo en Colombia y Guatemala están con Tigo, en México con Virgin Mobile desde diciembre del año pasado. El que presta el servicio de conectividad no es Facebook sino el operador móvil de cada país con el que tiene el acuerdo, quien a través de una aplicación brinda acceso gratuito a ciertos sitios web —solo algunas decenas de ellos— definidos previamente por Facebook, los cuales obviamente incluyen a la red social. Es decir, no se tiene la posibilidad de navegar abiertamente por Internet, sino solo a ciertos contenidos, los que Facebook decide. Por el momento solo funciona con los equipos que tengan sistema operativo Android.

¿ES BUENO O MALO FREE BASICS? Esa es precisamente la pregunta que nos lleva forzosamente a adentrarnos en la discusión global sobre la neutralidad de la red, que es el principio que indica que el tráfico o datos que recorren Internet no deben ser manipulados, tergiversados, impedidos, desviados, priorizados o retrasados en función del tipo de contenido, de la aplicación utilizada, del origen o destino de la comunicación ni de cualquiera otra consideración. La neutralidad de la red implica, entonces, que ninguna empresa puede manipular, dirigir, dificultar o impedir el acceso de los usuarios a servicios concretos de Internet, según sus propios intereses. Bien, pues este es precisamente el tema que tiene dividida a la población en dos bandos, los que pugnan porque la red sea neutral, y aquellos que aceptan y buscan, en menor o mayor medida, que pueda existir algún tipo de diferenciación en el tratamiento del tráfico.

En el modelo de Free Basics, los operadores ganan clientes potenciales tanto para llamadas como para aquellos que han hecho “apetito” con la probadita que da la plataforma y que desean conocer todo lo que ofrece Internet. Facebook gana posicionamiento, el control y seguramente en un futuro la comercialización sobre aquellos sitios web que decide incluir en la plataforma, así como de la información que obtiene de la navegación y la cual es almacenada durante 90 días.

Pero aunque se trata de conectividad gratuita, por el momento, en la India, Free Basics se encuentra en la arena pública. Casi 400,000 personas han participado en la consulta que ha lanzado TRAI, el regulador de las telecomunicaciones de ese país, sobre si a los operadores móviles se les debe permitir hacer cargos diferenciados dependiendo del tipo de datos que se consultan. Como consecuencia de esta discusión, el TRAI suspendió Free Basics en diciembre de 2015, hasta en tanto haya concluido dicha consulta. Desde luego que Facebook afirma que se trata de un programa sin fines comerciales que busca conectar a la gente que no tiene conexión a Internet. En un artículo que escribió Mark Zuckerberg en The Times of India, comparó Free Basics con servicios públicos como salud o educación, como si fuera una librería pública, tratando así de hacer frente a sus detractores.

LA DISCUSIÓN EN MÉXICO. Aunque en México se ha discutido sobre neutralidad de Internet, lo cierto es que aún no se detona de manera formal esta disputa. Mire usted, la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión incorpora un capítulo denominado “De la Neutralidad de las Redes”, que establece que los concesionarios y autorizados a prestar el servicio de acceso a Internet (ISPs), deberán sujetarse a los lineamientos que al efecto expida el Instituto. En relación con estos lineamientos, la Ley establece protección contra limitación, degradación, restricción o discriminación en el acceso a contenidos, aplicaciones o servicios ofrecidos por los operadores. Asimismo, dispone que los ISPs deben abstenerse de obstruir, interferir, inspeccionar, filtrar o discriminar contenidos, aplicaciones o servicios, entre otras obligaciones.

Pues bien, estas disposiciones darán mucho para analizar próximamente cuando inicie el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la consulta pública, originalmente prevista para noviembre de 2015. De acuerdo con el propio IFT, “se establecerán los lineamientos de carácter general a los que deberán sujetarse los concesionarios y autorizados que presten el servicio de acceso a Internet, en los que se considere, entre otros, las características del servicio, políticas de gestión de tráfico y administración de la red, velocidad, calidad, etc., considerando la libre elección del usuario para acceder a cualquier contenido, aplicación o servicio, sin limitar, degradar, restringir o discriminar el acceso a los mismos.”

Free Basics ha intensificado la discusión sobre la neutralidad de la red, eso es bueno. Para unos el debate en torno de este proyecto se basa en si es mejor estar conectado a 40 sitios que a ninguno, para otros tiene que ver con la manipulación que implica dar información limitada sobre el mundo a aquellos que no están conectados. Desde luego es un tema que involucra competencia económica, derechos humanos, ideologías, aspectos técnicos, política, etc. Vale la pena que sigamos y participemos en esta discusión que podría cambiar al Internet tal y como hoy lo conocemos.

*Presidenta de Observatel y profesora de la Universidad Iberoamericana

(Esta columna refleja la posición personal de la autora)

Twitter @soyirenelevy

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios