El VAR podría traer violencia

Gerardo Velázquez de Léon

Me decía Jorge Valdano, en un programa de televisión, en referencia al Video Assistant Referee —el famoso y polémico VAR— que “el futbol es hijo de su tiempo, un juego del Siglo XIX. Desde entonces no le ha ido tan mal como para modificarlo de una manera tan clara”. Concepto contundente de la existencia de posturas contrarias a lo que vive la actualidad de este deporte.

Estoy convencido que el VAR debe existir. La velocidad del juego y los intereses, combinados con la mala preparación y una posible tendencia arbitral a favorecer a determinado equipo, se acaban con la revisión del video de jugadas clave en un partido. Lo que me parece que está pésimamente mal hecho es cómo lo operan. Pareciera improvisado y sin pensar en las consecuencias que puede tener el no ser claros en lo que están juzgando.

Me explico. Al revisar la jugada no hay imágenes en la televisión ni en el estadio de eso. Solamente una caja dividida en tres, donde aparecen el árbitro, el jugador que anotó y el cuarto donde revisan la jugada. Esto no es transparente, deja dudas al público. En la Copa Confederaciones no hay problemas pasionales en las tribunas —solamente han llegado 10 mil visitantes a Rusia—, pero se imaginan algo similar en un partido que defina un campeonato de Liga, un descenso, una Copa de Europa, un Mundial. Podemos visualizar en un Boca-River, un América-Chivas, que anulen un gol y que los asistentes al estadio ni se enteren de lo que juzgan los árbitros de video. Sería una incitación a la violencia, a desatar un verdadero drama en las tribunas. Así que si esto va a continuar, deben implementar cambios inmediatos.

Sería mucho más conveniente que lo mismo que están observando en ese cuarto estilo Ministerio Público lo estuviera viendo la gente en el estadio y en sus televisores. Así entenderían el concepto por el cual se legitimó o se anuló un gol. Dejar a la imaginación de barras bravas una decisión arbitral es dejar la mecha encendida.

Ojalá lo perfeccionen y también que no se deje engatusar el árbitro central. Que cuando esté seguro de una marcación, por más que le hablen al oído, haga caso omiso, porque lo único que han demostrado quienes han parado los juegos es que ya no son la máxima autoridad en el campo.

La tecnología en el deporte debe existir, la aplicación debe cambiar. No estoy convencido que sean los silbantes quienes deben tomar la decisión de parar el partido para revisión de una jugada. Deberían ser los entrenadores, solamente teniendo una oportunidad por tiempo. Eso sería más adecuado a estar viendo a tipos acomplejados parando, cuando les dé la gana, un partido.

 

@gvlo2008
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios