Suscríbete

Noticias falsas: otro atentado contra la libertad de expresión

Ulrich Richter

La campaña del Brexit y de las elecciones en Estados Unidos tuvieron un segmento de divulgación de mentiras o noticias falsas, dando origen al reconocimiento expreso de la existencia de éstas, y a partir de ello surgió el debate o polémica de las mismas.

Hoy, con la revolución tecnológica las noticias divulgadas en la red son transmitidas sin freno alguno. Por tal motivo, se dio un giro que motivó que plataformas de redes sociales como Facebook y Google emprendieran cambios a sus algoritmos para evitar las notas apócrifas; pero ello no quita que hubo falta de responsabilidad por parte de las mismas.

Debido a ello, el gobierno alemán aprobó recientemente un proyecto de ley para combatir los delitos de odio y las noticias falsas en las redes sociales, el cual obliga a Facebook, Google y Twitter a eliminar en 24 horas los contenidos que presuntamente incurran en delitos e injurias, amenazas, incitación a cometer delitos de odio y pornografía infantil y en siete días otros mensajes contrarios a la ley. Es claro que dicho ordenamiento no es del agrado de los monopolios tecnológicos, pero ahora los obligan a cumplir con sus políticas que han quedado en el pasado como letra muerta, ya que la finalidad de algunos de ellos es obtener los mayores ingresos por la publicidad, en lugar de revisar sus contenidos.

En ese sentido, ya lo había advertido el CEO de News Corporation, Robert Thomson, “Definitivamente es un momento oportuno para lidiar con lo falso y lo falso, lo defectuoso y lo falible, estos son problemas reales y lo han sido durante una década o más, pero lo falso se ha hecho repentinamente real porque la escala completa de los cambios operados en la integridad de las noticias y la publicidad por las plataformas digitales se ha vuelto más clara…

Ambas compañías podrían haber hecho mucho más para destacar que hay una jerarquía de contenido, pero, en cambio, han prosperado valiosamente al vender una filosofía plana de la tierra que no desea distinguir entre lo falso y lo real porque hacen copiosas cantidades de dinero de ambos para ellos, el contenido gratuito ha sido dinero gratis.”

Por otra parte, Dmitry Bestuzhev, director de Kaspersky Lab, señaló que las noticias falas tienen dos propósitos: el primero es económico, ya que obtienen ganancias atrayendo tráfico a páginas web, y el segundo es la manipulación.

Esta práctica de las noticias falsas falta al principio de exceptio veritatis; además es preocupante por los tiempos electorales que se avecinan en los próximos días, así como en el 2018, las más cercanas son: Coahuila, Estado de México y Nayarit. Además, no debe pasar inadvertido que en las campañas electorales han prevalecido los ataques y las descalificaciones sobre las propuestas reales y factibles a favor de la ciudadanía. Pero el problema apenas emerge, pues el próximo año son las elecciones presidenciales, donde se avecina que los partidos políticos se darán con todo y no será la excepción la publicación principalmente en las redes digitales de noticias falsas que atentan, ante todo, contra uno de los baluartes de toda democracia, como lo es la libertad de expresión.

 

Abogado, maestro en Ciencias Penales.

Sus libros son ‘Manual del Poder Ciudadano. Lo que México Necesita’ y ‘De la Protesta a la Participación Ciudadana’, ambos de Editorial Océano.

@UlrichRichterM

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios